10 GRANDES IDEAS PARA ECHAR A PERDER TU MARATÓN

No hay estudio que avale la relación entre un premaratoniano y la estupidez pero nadie podrá dudar que un corredor nervioso es una maquina de malas ideas. He aquí un decálogo de las mejores cagadas que se te pueden ocurrir para echar a perder tu maratón:

1/ Hacer tu maratón a “pelo”, esto es, sin tomar nada durante la prueba. Hay corredores que argumentan que temen padecer molestias estomacales, diarreas o que tirando de esa especie de orgullo afirman que no toman nada como si tuvieran que cumplir con algún ritual maorí. 

Si vas a hacer un maratón y por más económico que seas o te hayas comido al día antes la pasta de media Italia tu cuerpo agotará todo el glucógeno almacenado en los músculos e hígado con lo que es menester tener preparado un “extra” en forma de alimento, llámese geles, barritas, etc. Igualmente no pienses que tu barriga cervecera o las lorzas son una buena fuente de combustible porque aunque en efecto son una fuente energética no es la más eficiente y tienen un alto peaje para el cuerpo.

2/ Tomar el gel/bebida/barrita cuando ya tengas al tío del mazo encima. Estos productos están pensados más bien para complementar a las reservas propias del organismo o tapar momentáneamente un grave déficit pero nunca como deposito único. Solamente una ingesta alta de barritas o bébida carbohidratada podría durarnos una cifra respetable de minutos pero entonces tendríamos el problema de la digestión.

3/ Utilizar unas zapatillas demasiado ligeras. De esto mucho se ha hablado pero seguimos insistiendo en utilizar. A propósito del tema pido perspectiva y es que por ejemplo hacer 2 horas 40 min en un maratón puede parecer e incluso ser una empresa complicada pero al fin y al cabo no supone ir más rápido de 3 min 48 / km lo que es un ritmo de zapatilla mixta más que de rápida. Igualmente bajar de 3 horas no supone ir más rápido de 4 min 15 lo que es un ritmo ideal para zapatillas de entreno o como mucho mixtas. Recuerda que los grandes problemas del maratón son de origen muscular y que buena parte de estos están motivados por los impactos. Mientras más protegidos menos problemas y mejores marcas.

4/ Racanear utilizando calcetines inadecuados. Si hubiera un premio a la estupidez supina sin duda se lo llevaría aquel corredor que va con unas zapatillas de 140€ acompañadas de unos calcetines cutres de mercadillo. Llevarlos es la forma más barata de echar a perder tu maratón. Un simple pliegue los convierte en cuchillas, la no transpiración de un mal tejido te reblandecerá el pie haciéndolo carne de ampollas. Para quienes duden sobre qué es un calcetín bueno digamos que la “decencia” empieza cuando tenemos delante un calcetín de 8-10 € el par y de ahí para arriba según lo delicado que seamos de pies.

5/ Salir demasiado abrigado. Salvo que tu maratón vaya discurrir por la Antártida o Bielorrusia es casi obligatorio ir en tiranta/manga corta y pantalón/malla corta. Sorprendido me hayo de haber visto hace poco con casi 20º a personal corriendo una media con mallas largas y cortavientos. Con ellos encima corres un alto riesgo de deshidratarte, tu cuerpo gastará calorías en regular tu temperatura y encima seguramente serás el/la que más frío pase cuando tu ropa esté empapada de sudor.

6/ Al igual que cuando vamos conduciendo todos vamos como kamikazes al primer metro de la incorporación de turno ignorando los restantes 200 metros de carril en los maratones todo el mundo va a arrancarle el brazo al primer voluntario que ofrece agua. Por lo general por no decir siempre hay una fila de voluntarios ofreciendo agua y a veces incluso hasta dos mesas, una a cada lado. Ir como un poseso y a toda costa a por la primera botella es una idea muy mala porque aparte de a ti se le ha ocurrido a siete u ocho más y seguramente os peguéis un tortazo de aúpa.

7/ Hay corredores muy optimistas que afirman que haciendo una primera media a un ritmo superior ya llevaran un margen ganado y que será luego solo cuestión de acabar como se pueda. Para su información os diré que las mejores marcas se consiguen haciendo todo los kilómetros con una oscilación mínima entre ellos. Así pues los últimos records del mundo ha ido afinando esta diferencia al mínimo. Pasarte de vueltas aunque sea por segundos en la primera vuelta tendrá un alto precio en la segunda.

8/ En el bando contrario están los que afirman que son capaces de pasar la primera media pisando huevos y recuperar en la segunda. Como posible es ciertamente pero de igual manera la marca conseguida estará alejada de tu valía real. Para hacerlo realmente bien hablamos de una oscilación como máximo de un minuto o minuto y medio pero solo está al alcance de los mejores atletas a nivel internacional. Lo dicho, si quieres rendir al máximo intenta clavar todos los kms.

9/ Los hay también que tienen el gen competitivo muy despierto y ponen todo su afán en destrozar al compañero o grupo con continuos cambios de ritmo, tirones o incluso molestando en los avituallamientos. Salvo que te estés jugando algo con el de lado más vale que lo cuides porque el maratón es muy largo y quedarte solo de manera precipitada no suele ser positivo. No digo que lo lleves en volandas o le hagas la carrera pero intenta que se implique y haz de tu causa la vuestra.

10/ Mi última gran idea va dedicada a esos corredores que el día previo se pasan más horas en la Feria del Corredor que los que montamos allí. No digo que entres como un poseso a por el dorsal y te vayas pero tampoco te pases allí doce horas porque tus piernas lo notarán.