Afila el cuchillo: Parte Primera

Estaba yo pensando en hacer un artículo sobre como correr con cabeza, y me asaltó la duda de si no haría falta antes unas breves ideas que ayudarán al personal a conocerse mejor.

Todos sabemos de dónde venimos, pero hablando y entrenando a muchos atletas me he dado cuenta de que muy pocos tienen una percepción real de lo que son y, de sus cualidades, con lo que difícilmente trazarán una estrategia adecuada en carrera, en detrimento de los resultados. Ahora te estarás quizás preguntando si para entrar el tropecientos en una carrera popular, te merece la pena trazar una estrategia, y yo te digo que sí. Después de currar ocho horas, te pones a entrenar cada día, es lo menos costoso que vas a hacer.

Como te decía, lógicamente para trazar una estrategia hay que manejar dos variables:

  1. Conocer tus cualidades y limitaciones.
  2. Conocer a tus rivales con sus virtudes y defectos.

La segunda variable dependerá de lo observador que seas en carrera, ya que si corres siempre por la misma zona y a un ritmo similar, acabas conociendo a los que suelen acabar cerca de ti. La primera variable resulta del autoconocimiento, de la experiencia y del entreno, que te irá dando pistas de lo que tienes metido en las piernas. He aquí algunos perfiles y/o virtudes del corredor:

Velocidad punta: Es la máxima velocidad que podemos alcanzar en carrera. Su duración es instantánea y suele dejarnos las piernas vacías, por lo que habrá que medir con mucha precaución donde aplicarla, por lo general en el sprint final.

Velocidad máxima prolongada: Es la velocidad submáxima que, dependiendo de nuestras cualidades, podemos prolongar durante más o menos tiempo, que raramente va más allá de 400-500 mts.

Final: Es la capacidad del atleta, para correr a un ritmo muy similar al de la velocidad punta y/o máxima prolongada en estado de fatiga. No hay que confundir con la velocidad, ya que se puede ser lento pero tener un gran final que decante la balanza a nuestro favor frente a rivales con mejor punta o velocidad máxima prolongada.

Ejemplo:

  • Corredor 1: Posee marca de 1.02 seg en 400 y 28 en 200.
  • Corredor 2: Posee marca de 1.08 seg en 400 y 30 seg en 200 mts y además posee un gran final.

Llegados al sprint final de una carrera, la lógica dice que el corredor 1 sería muy superior al 2, pero si el ritmo o la distancia ha fatigado lo suficiente al corredor 1, probablemente esa superioridad no le sea aplicable al corredor 1, y probablemente mientras el corredor 2 dado su gran capacidad de final sea capaz de correr en 32 seg el último 200, el corredor 1 pierda más fuelle y se vaya a 35 seg., por poner un ejemplo.

Ritmo: Es la capacidad de sostener una velocidad más o menos constante y elevada a lo largo de los kilómetros.

Cambio-Recuperación: Es la capacidad que tenemos para ponernos a un ritmo sobre elevado, y volver a la normalidad con la menor fatiga posible. Es una capacidad muy importante y muchas veces olvidada. Para que podáis observar la diferencia podéis ver como los atletas africanos suelen correr a base de cambios de ritmo destrozando a los corredores blancos. Así por ejemplo a nuestros atletas les cuesta menos esfuerzo correr en 27.30 a ritmo constante que irse a 28 min metidos en “pelea”. Si lo queréis ver de primera mano, probad a correr un 3000 corriendo el primer y último km a un ritmo X (por ejemplo vuestro ritmo en media maratón) y el segundo por ejemplo a X-20 seg. Veréis como con solamente un kilómetro realmente exigente estáis temblando.

Capacidad “todo terreno: Aunque en ningún manual físico aparece como tal, lo cierto, y lo sabemos por experiencia, es que hay corredores que se adaptan mejor a las subidas, a terrenos impracticables  y situaciones difíciles. En cierto modo depende de la técnica de apoyos, la fuerza y las palancas corporales pero lo cierto es que también podríamos de ciertas capacidades innatas.

Seguir en: Parte Segunda