CARRERAS DE RESISTENCIA: EVITA UN FINAL TRÁGICO

Home/Artículos/Reportajes/CARRERAS DE RESISTENCIA: EVITA UN FINAL TRÁGICO

CARRERAS DE RESISTENCIA: EVITA UN FINAL TRÁGICO

CARRERAS DE RESISTENCIA: EVITA UN FINAL TRÁGICO

De entrada decir que ni soy médico ni tengo aspiración alguna de usurpar tan noble profesión a quien con muchos años de estudio se acabó titulando. Lo que sí soy el corredor y por trabajar donde trabajo conozco muy bien las carreras y a los corredores y como sabréis muchas veces es esta una ventaja fundamental a la hora de evitar problemas. Por desgracia prácticamente cada domingo de los últimos meses hemos contado bajas entre “nuestras filas” y aunque como digo con más voluntad que conocimiento médico voy a tratar de poner mi granito de arena en forma de consejos prácticos sobre salud para evitar que se vuelven a repetir estos trágicos episodios.

En las siguientes líneas no te voy a decir que pases un chequeo médico ni que debes estar bien entrenado para correr x distancia ni que lo mismo no es bueno fumarse un cigarro después de acabar. Todo eso lo sabes o deberías saberlo, te lo han repetido mil veces y con todo y con eso allí te has plantado en la salida por ejemplo de los 101 Kms de Ronda con 35ºC y con menos fondo que una canción de reguetton. Eso no lo puedo evitar pero si al menos llegado el momento espero que estos consejos te ayuden a no salir en ambulancia:

1/ No tomes ibuprofeno salvo prescripción médica ya que aumenta la deshidratación y afecta gravemente en condiciones de esfuerzo el funcionamiento del riñón. Aparte de todo esto aunque pueda parecer tentador ayuda a mitigar el dolor lo que puede hacer que no percibamos la gravedad de una lesión muscular.


2/  Cuidado con la hidratación, ojo, he dicho hidratación y no deshidratación. Hay que mantener un nivel de hidratación óptimo ya que si peligrosa es la deshidratación la sobrehidratación es aun más. Sobre el terreno es difícil controlar el nivel óptimo de hidratación así que será vital que no bebamos mucha cantidad de una sola vez así como analizar el color de nuestra orina. El color debe ser ligeramente dorado, ni totalmente claro ni oscurecido en exceso. El cuerpo es una disolución equilibrada y según el color de nuestra orina deberemos insistir más en la ingesta de agua a secas o sales para recuperar la concentración óptima. Llevar la concentración en su punto óptimo minimizará los daños y aumentará tu rendimiento. Lo que jamás debes hacer es beber una gran cantidad de agua en poco tiempo por más sed que tengas ya que nuestro cuerpo está preparado para soportar ligeras deshidrataciones e incluso severas pero la sobrehidratación es un problema frente al que el cuerpo no tiene prácticamente defensas y que por desgracia a uno de los primeros órganos que afecta es al cerebro, mal sitio para tener nada. Basta decir que en EEUU un 40% de los fallecidos en maratones lo hizo por sobrehidratación.

3/ Separa lo orgánico de lo muscular. Como buenos corredores que somos y a base de lesiones probablemente sepamos más de músculos que cualquier médico. Sabemos donde están ubicados, si están sobrecargados, que gesto realizan, como se tratan, etc, etc. Lo que no manejamos y es realmente importante es nuestro organismo. Allí no hay dolor posible, es un gran desconocido y no hablamos de acarrearnos una lesión sino una enfermedad o incluso la muerte. Puedes soportar un dolor de gemelos durante horas, llevar los cuádriceps como piedras durante una semana pero si notas que algo no va bien de piernas para arriba cuidado que eso es otra liga.


ME PASA…¿QUÉ HAGO?

Ahora ya estamos metidos en la prueba de marras y nos encontramos con los siguientes problemas a los que hay que dar el siguiente tratamiento:

1/ Tengo una ampolla en el pie: En principio es algo muy común y que te permitirá acabar la prueba pero cuidado porque corres el riesgo de cambiar los apoyos para no sufrir tanto y buscarte una lesión muscular grave en la otra pierna. Mi consejo es que si es posible no cambies tu manera de pisar ya que el remedio es aun peor. Si no fuera así y estás lejos de meta retirarse es lo más inteligente porque es muy improbable que hagas una carrera decente y a buen seguro te vas a llevar una lesión curiosa. Cuando termines cura de inmediato la herida, una infección puede poner la cosa muy fea.

2/  Sufro hematuria (orinar sangre): Si esto te ocurre al llegar casa tras correr la prueba no te asustes si es leve, es normal. Intenta rehidratarte y seguramente desaparezca ese mismo día. Si persiste o es severa acude al médico para descartar otras afecciones que seguramente también deriven de una deshidratación severa. Si te ocurre en plena prueba retírate de inmediato porque aun en su mejor versión (deshidratación) ya no es posible corregirla sobre la marcha y seguir nos llevaría irrevocablemente a un cuadro más severo. En el peor de los casos esta hematuria en la propia prueba puede ser síntoma de sobreesfuerzo lo que a fin de cuentas es lo mismo, o te retiras tu o te retira la carrera. Es improbable que mueras por ello pero con esta compañera de viaje lo tienes muy complicado para llegar en buen estado y muy fácil para hacerte un destrozo.

3/ Sufro nauseas y visión borrosa: Es un mal común generalmente causado por una fuerte bajada de glucosa en sangre. Lo aconsejable es que te pares unos minutos e ingieras un gel o hidrato de carbono de rápida absorción. Si te recuperas podrás seguir aunque no es precisamente un camino de rosas lo que te queda ya que estás completamente agotado. Tu única aspiración será llegar, si buscabas tiempo abandona porque no es posible en esas circunstancias. De estos síntomas hay una variable que sí debe ser tratada de inmediato y que obliga a abandonar y es en el caso de estar practicando una prueba de ultra fondo y llevar muchas horas despierto a base de cafeína. Ello indica posibles fallos por agotamiento en el sistema nervioso lo que aparte de ser peligroso para la salud muy posiblemente te imposibilite del todo para continuar (desorientación, falta total de coordinación y equilibrio). No es lo común morir de ello pero sí comienza a haber un factor riesgo considerable implementado si estamos en montaña ya que puedes caer y golpearte, perderte, etc.

4/ Tengo palpitaciones y dolor en el pecho: Sin ser alarmista aquí no hay negociación posible, el abandono es inmediato y has de avisar a los médicos de la carrera. Como en todo hay grados pero en ningún caso has de proseguir ya que la dolencia más mínima puede derivar en muerte. En el peor de los casos notarás entumecimiento y un fuerte mareo. Avisa al compañero, túmbate antes de perder tú el equilibrio (vaya a ser que aparte te abras la cabeza con la caída)  y relájate hasta que aparezca los médicos. No pierdas ni un solo minuto porque es fundamental llegar a tiempo.

5/ Estoy vomitando/he vomitado: Es relativamente común y a veces es el remedio del cuerpo a un problema concreto como pueda ser el exceso de acidez o de agua. Si es por exceso de acidez notarás una gran mejoría nada más hacerlo aunque la verdad es que si has llegado a ese punto de fatiga no estás para bailar una jota. Si por exceso de agua has de ingerir un concentrado de sales y esperar a que remitan las nauseas. Si los vómitos son continuos y repetitivos abandona y busca ayuda médica.

6/ He comido y tengo un fuerte dolor de estomago: Durante la carrera el estomago no es precisamente un remanso de paz y es uno de los grandes damnificados por el esfuerzo. Si por un mal cálculo has comido más de la cuenta en el avituallamiento y al reanudar la marcha notas un fuerte dolor abdominal para de inmediato porque estás a las puertas de un hermoso corte de digestión que aunque pueda parecer aquello que nos decían las abuelas cuando pequeños te puede matar. Descansa entre 45 min y una hora, prosigue andando suave hasta que notes que no molesta nada ni tienes fatiga. Mucho cuidado con esto porque por intentar correr no le vas a ganar nada y sí te juegas no volver.

7/ Tengo calambres: El primer sospechoso como causante es la falta de hidratación, no solo agua sino de sales. Una vez que aparecen tienen poco remedio si juegas con el tiempo ya que el único remedio es ingerir compuestos de sales minerales y hacer un concienzudo estiramiento. No desparecerá del todo pero quedará muy mitigado. Lo que no debes hacer es apretar los dientes y aguantar el dolor hasta la meta si esta queda lejos porque al igual que las ampollas causan acomodaciones posturales para evitar el dolor y estas derivan en lesiones más graves.

8/ Estoy sofocado: Si de repente notas un fuerte aumento de la temperatura, estás agobiado y la temperatura externa supera  los 30ºC cuidado porque estás a un tris de sufrir un golpe de calor. Busca una sombra, siéntate, refréscate con agua fría y quítate toda la ropa que puedas sin que te puedan acusar de escándalo público. Importante es que te quites las zapatillas y calcetines ya que allí se concentra mucha temperatura. Como sé que no llevarás demasiada agua gasta la mitad en beber muy poco a poco y la otra mitad en la cabeza. Si te ha pillado bien provisto refresca las piernas. No es grave si lo pillas a tiempo pero si fuerzas la maquina hasta caerte redondo puedes tener la “buena” suerte de pegarte un mal golpe en la cabeza.


Aunque vivimos en un país muy cálido y lo normal es sufrir por las altas temperaturas no está de más recordar que frente a una hipotermia debes luchar contra el entumecimiento moviéndote. Come mayores cantidades y más frecuentemente para mantener el “horno” encendido. Cuida las extremidades especialmente para evitar congelaciones. Si estás en montaña y la cosa pinta fea a menos que conozcas un refugio cercano intenta bajar cota lo más rápido posible.

9/ Tengo diarrea: Acabamos con el clásico entre los clásicos.  Es una reacción casi ancestral que los nervios nos lleven a entablar buenas relaciones con el WC antes de la carrera e incluso durante esta. No es grave siempre que no sea repetitiva ya que ello conllevaría una rápida deshidratación y debilitamiento. Lo normal es que te pille una vez o dos y hasta te sentirás aliviado pero perderás tiempo lógicamente. Al terminar una prueba larga y de alta intensidad también es muy normal que padezcas diarreas durante el resto del día. Procura hidratarte más de la cuenta para compensarlo y vigila que no se alargue en el tiempo.

About the Author:

4 Comments

  1. CARLOS 13 Octubre, 2016 at 21:42 - Reply

    HOLA..SOY DE ARGENTINA TENGO 64 AÑOS Y EXCESO DE PESO POR UNA OPERACION DE CORAZON PESO 112 KGS Y LO NORMAL ERA 95 APROX. SUBI DE PESO POR ESTAR UN AÑO Y MEDIO INACTIVO PROPIO DE LA OPERACION ESTOY EN GIMNASIO Y CAMINATAS NUEVAMENTE PERO NECESITO UN CALZADO PARA MI PESO MARCA Y MODELO Y TIPO DE AMORTIGUACION ME RECOMENDARIAS PUES TAMBIEN SOY OPERADO DE AMBAS RODILLAS POR EL FUTBOL QUE PIENSO SEGUIR DISFRUTANDO (SI PUEDO) MUCHAS GRACIAS

  2. mikel 13 Septiembre, 2016 at 09:26 - Reply

    Hace tiempo que no escribes, sin saber los motivos
    solo te puedo decir que gracias y buena suerte.

  3. Pablo Marcelo Mauro 22 Agosto, 2016 at 02:28 - Reply

    Agradezco sinceramente este artículo, me parece que es una de las pocas veces que he visto una exposición frontal de los riesgos potenciales de las carreras largas superiores a los 21k. Saludos desde Buenos Aires.

  4. Nieves García 2 Agosto, 2016 at 12:38 - Reply

    Gracias por ese artículo, es verdad, en esas carreras largas hay que mantener muchos aspectos en atención, cuando de llegar sanos y sin lesiones se trata! Ahora cuido mucho más la hidratación y mantengo mejores ritmos conservando las sales en el cuerpo. Estoy usando las bebidas isotónicas para recuperar electrolítos e hidratos de carbono, y me evito además calambres indesados. Estoy usando una linea nueva en mercadona, que se llama Enervit, y que no está mal de precio y ajustado para las necesidades del deportista. Dejarme saber más!! Saludos.

Leave A Comment