PRUEBA: ADIDAS ADIZERO BOSTON 5

PRUEBA: ADIDAS ADIZERO BOSTON 5

LA UNIÓN DE SER Y PARECER

Cuando ves las Adidas Boston 5, o Boston Boost, no puedes dejar de pensar que estas ante una zapatilla agresiva, mixta pero con apariencia de rápida caníbal. Tradicionalmente la Boston ha sido la versión aligerada de la Glide pero en esta ocasión bien podríamos hablar con más exactitud de la versión “trotona” de las Adizero Adios. No en vano la nueva Boston comparte más con la Adios que con la Glide y son solo 11 gramos lo que las separan por 55 de la Glide. Añádase eso que yo llamo efecto “callar bocas” que tanto gusta a la marcas y es que las anteriores versiones de la Boston eran zapatillas que si bien tenían una estética muy agresiva después carecían de pegada por doquier. Ahora Adidas responde con muchísima contundencia con una zapatilla que parece y es muy agresiva.

 

VUELTA A LOS ORIGENES

Quizás el pasado de Adidas no sea para sacar pecho pero donde casi nunca fallaron es en hacer zapatilla rápidas y precisamente por donde comenzaron a levantar cabeza fue por las mixtas y rápidas con dos modelos, Boston y Adios, que pasaran a los anales de la historia como dos obras de arte certificaron el retorno de la marca germana. A sabiendas de aquello las nuevas Boston estrenan “viejos” upper y horma. Así como suena, Adidas no se ha complicado y ha rescatado, modernizando materiales eso sí, el upper de las Adizero Adios 1 con las que Haile Gebresselasie batió el record en Berlín. Esto supone que de nuevo veamos refuerzos con piel de ante, costuras y una horma estrecha. Vale que no es lo más avanzado del mundo pero si comparamos el resultado con por ejemplo la Adizero Adios Boost del año pasado la tecnología se puede a pasear un ratito. Sospecho además que los usuarios tipo de la Boston aun reconociendo los inconvenientes seguramente estén encantados de aceptarlos.

A VUELTAS CON LA HORMA

Si bien no he querido enredarme con un upper que ya es conocido de sobra si lo haré algo más con la horma porque con tanto “runner” suelto alguno veo que va a cometer el sacrilegio de decir que son estrechas y angostas cuando seguramente lo más rápido que se haya puesto es una Asics Nimbus. Vamos a ver cinta métrica en mano las Boston son estrechas, si, tanto que me he tenido que coger media talla más de la habitual pero lejos de sentirse ofendida presume de ello. Tiene un collar realmente duro que muerde el tobillo con energía, no deja ni un milímetro para que el pie vacile de un lado para otro y solamente los dedos pueden respirar algo tranquilos. La razón es que Adidas ha querido hacer una zapatilla rápida sin concesiones y aunque parezca mentira el hecho de llevarlas cosidas al pie juega un importante papel en la percepción que tienes de ella.

Y LO NUEVO

Como venía escrito en el guión ahora sí el Boost llega a la media suela y en cantidades generosas pero que nadie busque un tacto ni parecido al de la Energy porque no lo va encontrar. Como ya sucede en casi todos los modelos aquí viene aislado por una capa de EVA que hace de armazón de contención desde el talón hasta la punta. Precisamente para la zona de los metatarsos y por sorpresa Adidas ha sustituido el Boost por la misma EVA que dicho sea de paso tiene un tacto bastante firme. La cosa tiene su lógica y es que aunque le reste tacto en la zona más sensible del pie la EVA hace junto con el Torssion System de cuatro brazos el efecto palanca que siempre pone la guinda en los modelos de la familia Adizero. Aunque parezca mentira una de las principales bazas del Boost, el rebote, ha sido relegada por simple y llana EVA pero como digo y veremos después la jugada ha salido bien.

¿Y LA AMORTIGUACIÓN, LA ESTABILIDAD?

Casi siempre que os hablo de una zapatilla casi que me centro en esto que normalmente suele marca la frontera entre el fracaso y el éxito pero os confieso que cuando estaba releyendo el articulo me he dado cuenta que ni las había mencionado. La razón es que cuando te calzas unas Boston casi todo salvo la respuesta pasa desapercibido pero en buena lógica hay que hablar de ellas. Teniendo el Boost entre el suelo y los pies ya nos podemos imaginar que la amortiguación está más que asegurada y solo el tacto algo más duro y seco nos puede despistar. Como en la Glide una capa de EVA se interpone para evitar que el tacto blando nos haga hundirnos demasiado y desestabilizarnos. En cuanto a cantidad de amortiguación da para correr largas distancias sin problemas según peso claro está pero mucho tocino hay que tener para no poder hacer con ellas una media maratón. En cuanto a la estabilidad es aun mejor y todavía pasa más desapercibida porque la Boston pide tanto ir de metatarsos que nos resulta difícil imaginar que hay en el retropié. La respuesta es que aunque es terriblemente estable lo cierto es que el papel de Torssion y el cierre del arco apenas servirán para cuando vayamos muy cascados porque como he dicho invitan a ir de metatarsos.

SUELA

A sabiendas que quienes se ponen las Adizero Boston son angelitos con alta tendencia a desgastar suelas Adidas ha optado por hacerla por completo de goma Continental y de un compuesto más bien duro que asegure la durabilidad. Aun así la tracción, incluso en mojado, no se ve afectada y solo el tacto seco pueda ser criticable.

CON LAS BOSTON NO SE RUEDA, SE VUELA

El articulo comenzaba diciendo que la Boston es y parece agresiva y con ellas aprendes que la primera impresión a menudo es la que vale. Como aquellas extintas Adizero Feather las Boston 5 odian todo lo que no sea ir a machete. La razón es que como he ido contando Adidas no ha querido que sea de otra manera porque sino seguramente la horma sería más ancha y el Boost ganaría protagonismo frente a la EVA en la zona de los metatarsos. Es curiosa una definición tan clara por parte de una mixta que en teoría también debe estar preparada para ritmos menos virulentos pero es así. Mala cosa es la Boston si llegas a entrenar cansado o el cansancio te vence porque exigen mucho para ofrecer su mejor versión. Si por el contrario quieres lanzarle un órdago al reloj son terriblemente efectivas. Aunque la EVA de los metatarsos es dura y hasta rígida no tengo dudas que al igual que yo la buscaras para que te impulsen de esa manera que solo Adidas consigue. Para mi es difícil alcanzar dicho punto y me obliga sacar mi “mejor” técnica (lo pongo entre comillas porque es lamentable ya de base). Si la alcanzas y consigues encadenar zancadas veras que estas fluyen rápido, que tienes que llevar el centro de gravedad muy alto y que da gusto golpear el suelo para buscar la reactividad. Es curioso cómo me han gustado más las Boston en series muy rápidas que en trabajos de ritmo sostenidos y menos agónicos.

 

En definitiva podemos decir que la Adidas Adizero Boston es una zapatilla ideada para aquellos que buscan una mixta muy agresiva en cuanto a rendimiento pero que a la vez y pasando desapercibido amortigua y estabiliza para preservarnos de lesiones. Ideal para quienes tengan una depurada técnica o al menos quieran y tengan cierta capacidad para hacer una pisada marcadamente metatarsiana.

LO MEJOR:

  • Virulenta a cualquier velocidad
  • Upper y chasis mejorado muy apto para desarrollar buenos ritmos
  • Grandes cualidades, pasan desapercibidas entre tanta respuesta pero están ahí.

A MEJORAR:

  • Peso relativamente alto.

 

Puntuación:

1/Amortiguación: 8

1.1 Trasera: 9

1.2 Delantera: 7

1.3 Relación amortiguación peso: 9

2/ Estabilidad: 9

3/ Sujeción: 10

4/ Apoyo: 10

5/ Chasis: 9.5

6/ Flexibilidad: 6.5

7/ Durabilidad: 10

8/ Confort: 8

9/ Respuesta: 10

10/ Calidad, acabados: 9

11/ Relación calidad/precio: 7

Ficha Técnica:

  • Nombre: Adidas Adizero Boston 5PVP: 160€
  • PESO: 240Grs
  • Categoría: Zapatilla mixta
  • Pisada: neutra

Usuarios recomendados:

Corredores de pisada neutra y peso hasta 80 kgs como zapatilla mixta para entrenos de calidad o competiciones hasta maratón y que deseen una zapatilla con la que resulte fácil hacer buenos apoyos.