PRUEBA: NEW BALANCE 880 V4

PRUEBA: NEW BALANCE 880 V4

SI NO FUERA POR…

En efecto si no fuera porque la 1080 v4 es un cacharro de cuidado tendría un serio problema con una hermana pequeña que le ha salido demasiado bonita. Durante les tres versiones anteriores se ha estado encurtiendo y parecía que aun tardaría un par de versiones en estar donde estar pero New Balance ha querido abrirle la puerta a la 1080 V5 empujando un poco al precipicio a la V4 con esta 880 V4 que se lo pone bastante complicado a pesar de ser en buena lógica la gama inferior.

 

COMENZAMOS POR ARRIBA

Y es que el gran problema de la versión de la V3, el upper, aquí es uno de los puntos fuertes. Si la V3 tenía una sujeción algo pobre y una fiabilidad ciertamente mejorable debido a las roturas que sufría la V4 se ciñe bastante más al pie y mejora increíblemente la anatomía para ajustarse a la morfología de nuestro pie. No hablamos de una zapatilla estrecha o agobiante, ni muchísimo menos, es ancha de pala y normalita de ahí hacía el talón. Lo que sí es bastante bajita corrigiendo así las arrugas que siempre se formaban en las anteriores. Hay la cantidad de tela precisa para ajustar aun siendo generosa de pala. Desde luego todo ello ha sido posible quitándole rigidez al material utilizado que permite que aumente la fiabilidad ya que aumenta la maleabilidad. En definitiva ajuste desahogado pero muy efectivo que permite ir con toda garantía incluso a velocidades muy altas.

¿EL SECRETO DE LA MEDIA SUELA?

Es algo así como un expediente X pues la nueva 880 V4 aun teniendo un abanico terrible de compuestos donde elegir se ha quedado con dos relativamente ya trillados (Abzorb y Acteva) pero antes de que algún obsesionado por las tecnologías la deseche por ello le invitaría a probarlas. Lo primero, que ya suele callar bocas, son sus increíbles 269 gramos en talla 9.5 usa (normalmente se miden en 9 usa lo que le restaría algún gramo incluso) siendo así la segunda zapatilla de entrenamientos más ligera tras la Mizuno Wave Rider 17 con la que entra de lleno a rivalizar. Si aun así no convence queda montarse encima de las susodichas y exclamar “pues no que amortiguan bien y son hasta blanditas de tacto”. Si tu incredulidad solo se salva metiéndoles un rodaje adelante que vas a tener que ir con el babero puesto. Suaves, ligeras y amortiguadas a unos niveles que la colocan por delante en casi todos los apartados frente a su competencia. En suavidad nadie le puede hacer frente, ni siquiera me atrevería a decir ninguna de las vacas sagradas del resto del mercado, es cómoda a rabiar y sin haber un efecto chicle hay un tacto mullido que invita a lo que sea. De la ligereza ya hemos hablado pero no solo ofrecen lo que podemos esperar con 269 gramos en los pies sino que se percibe como una zapatilla ligera con la que sabes que hasta que no pongas ritmos criminales no tendrás problemas y en cuanto a cantidad de amortiguación ahora sí está a la altura de su sector siendo tan buenas como el referente en este campo y nicho, la Saucony Ride.

Poco o nada nos aclara el hecho de que esté confeccionada con materiales relativamente antiguos y ofrezca tantísimo pero New Balance está especializada en dar una vuelta de tuerca y hacer más de lo que esperas. La clave está en la disposición de los materiales. El Abzorb va como primera capa cerca del suelo en una proporción generosa desde el talón a la puntera de forma continuada consiguiendo así que no haya “saltos” en la amortiguación y el tacto sea totalmente uniforme. El hecho de que como muchas otras el arco se haya cerrado con el mismo material ha ayudado tremendamente a conseguirlo. El hecho de estar surcada por muchas y generosas estrías es la clave de su agradable tacto. En contacto con el pie y perfectamente diferenciado está el Acteva que aporta el tacto al pie y sobre todo la reactividad que es ciertamente uno de los puntos clave de esta obra de arte hecha zapatilla. Por lo demás si me dijeran que debajo del pie han metido a cuarenta duendes que te masajean el pie y otros que te empujan al correr me lo creería.

 

SUELA

Como en toda zapatilla tiene que haber un punto de controversia y aquí es la suela. Planteamiento clásico en cuanto a formas ya que se adopta el clásico “waffle” que no por llevar una eternidad en cientos de modelos pasa de moda, véase que aparte de la Nike Pegasus lo lleva parecido la Brooks Ghost, y atrevido en cuanto a compuestos ya que se opta por una goma blanda que lógicamente agarra, tracciona y tiene un tacto magnifico pero que se desgasta pronto. La suela presenta dos materiales diferenciados, uno azul de mayor dureza que va colocado debajo de los metatarsos en forma de banda y otro amarillo más blando aun para el resto de la zapatilla. El azul más o menos aguanta y es muy suave pero el amarillo aunque es ideal para la zona del arco, donde solo tiene que facilitar la transición, se antoja algo corto para las zonas de mayor desgaste como el talón y/o la puntera para atletas de buena técnica. No es un defecto que pueda descartar la compra ya que a cambio la suavidad es inigualable pero si a tener en cuenta si solemos ser de los que se comen las suelas con facilidad.

EN RODAJE

Comenzaba este artículo diciendo que si no fuera porque tampoco es coja la hermana mayor de este angelita llamada 880 tendría un problema porque así de primeras tan solo puedo deciros que a día de hoy es la zapatilla con mejores sensaciones de todo el mercado. Como acabas de leer, sí, te dice esto alguien que tan solo este año se ha subido a lomos de Asics Kayano, Nimbus, Brooks Tranced, Glycerin, NB 1080, Mizuno Rider, Adidas Glide, Adidas Sequence, etc, etc y aun así una “humilde” 880 V4 es la ganadora. Para acreditar dicha y categórica afirmación lo más sencillo es compararla con las mejores y así por ejemplo es tan ligera y reactiva como la Mizuno Rider que sería el paradigma de zapatilla de incansable respuesta. En cuanto a tacto quizás la Nimbus sea el referente y la supera de largo aun teniendo menos amortiguación y mullido que no digo que tenga más amortiguación sino que se perciben todavía mejores sensaciones. En marcha, digamos que hablamos de sensaciones conjuntas, para mí la 1080 es la zapatilla que marca la pauta y se también posiblemente le eche la pata. ¿Hablamos de la mejor zapatilla del año? Es probable, pronto lo sabremos.

 

LO MEJOR:

  • Primera puesta increíble
  • Tacto de amortiguación suave y agrado general
  • Imbatibles en marcha.

A MEJORAR:

  • Durabilidad de la suela algo justa por un compuesto demasiado blando.




Puntuación:

1/Amortiguación: 9

1.1 Trasera: 9

1.2 Delantera: 9

1.3 Relación amortiguación peso: 10

2/ Estabilidad: 9

3/ Sujeción: 9

4/ Apoyo: 9

5/ Chasis: 10

6/ Flexibilidad: 10

7/ Durabilidad: 6

8/ Confort: 10

9/ Respuesta: 10

10/ Calidad, acabados: 8.5

11/ Relación calidad/precio: 10

Ficha Técnica:

  • Nombre: NEW BALANCE 880 V4
  • PVP: 120€
  • PESO: 269Grs
  • Categoría: Zapatilla entrenamiento
  • Pisada: neutra

Usuarios recomendados:

1/ Corredores de pisada neutra y peso hasta los 75 kgs que busquen una zapatilla muy suave, amortiguada, estable y con gran respuesta para hacer kilómetros a cualquier ritmo.

2/ Corredores de más de 75 kgs y hasta los 85-90 de pisada neutra que busquen una zapatilla para competición sin exponerse a lesiones.