X-BIONIC y X-SOCKS

MIRANDO CARA A CARA AL FUTURO

Aun a sabiendas de que en un futuro más o menos lejano leeré este articulo y me reiré de él, lo cierto es que a día de hoy no puedo dejar de alabar la tecnología que permiten a las prendas de X-Bionic mantener el cuerpo a 37,5 ºC corras bajo un gélido cielo o un sol abrasador. Puede que como digo dentro de unos años sea lo común pero a día de hoy hay que seguir frotándose los ojos de asombro al ver como unas prendas que aunque de apariencia compleja, no encierran nada que no conozcamos y es que…

TODAS LAS RESPUESTAS LAS TENEMOS ANTE LOS OJOS

Aunque nos suene a futuro, el cuerpo humano como el de todos los animales de sangre caliente llevan termoregulandose desde sus orígenes y por lo que se ve, sobre todo en el caso del hombre que ha conseguido vivir en todos los rincones del planeta, no les ha ido mal, por lo que aunque oculta la respuesta, está ahi fuera. Esa filosofía llevó al creador de la marca a plantearse muchas cosas que se daban por sentadas y como verdades absolutas. Por ejemplo, estamos muy acostumbrados

a escuchar que las prendas buenas expulsan la humedad del cuerpo, pero si precisamente este es el mecanismo del cuerpo, para termoregularse de manera eficaz, ¿qué hacemos nosotros contradiciendo a nuestro propio organismo?.

LO MISMO PERO AQUÍ Y AHORA

Bien parece que la naturaleza nos surte de todo lo necesario, pero el hombre moderno va a otra velocidad, y a menudo hay que darle un empujoncito a la madre naturaleza para que se adapte a lo que queremos. X-Bionic utiliza los propios recursos del cuerpo para convertirlos en eficiencia. Cuando corremos a bajas temperaturas necesitamos almacenar calor para que no sea el cuerpo quien gaste energías en defenderse del frío; cuando lo hacemos con calor buscamos que estas no nos creen problemas derivados de una subida de temperatura corporal. Yendo más allá, también es sabido que cuando hay actividad física, hay zonas que generan mayor calor y zonas que demandan de este. Es por ello que nuestro cuerpo, aunque una sabia maquina, agradece de quien le haga el trabajo de manera rápida y eficaz.

LLEVAR DONDE FALTA Y SACAR DE DONDE SOBRA

A veces las cosas son más sencillas de lo que parecen. Un simple sistema de refrigeración a base de “chimeneas” conduce el calor calentando toda la prenda por igual y sacándolo por unas aperturas si sobra. Hasta ahí lo genialmente sencillo, lo sencillamente genial viene de cada hilo de estas prendas que lleva nombre de patente propia. Se utilizan materiales de lo más variopinto, desde avanzados hilos sintéticos hasta lana merina.

DESDE LA GÉLIDA SORIA AL INFIERNO DEL SAHARA

De la teoría a la practica siempre hay un trecho, pero aquí solo hay que hacer de tripas corazón como hice yo en Soria, y salir a rodar con el termómetro tiritando a 0º C en manga corta y con una sola capa. De primeras algo de frío por venir de la chimenea, pero al poco, me acordaba de eso que el amigo Jesús Ferradas me decía “que ni frío ni calor”. A la mañana siguiente todavía sería más duro el test porque amanecía nevando y tocaba competir. Corriendo a tope de algún lado por frío que haga, acabas sudando la camiseta pero la X-Bionic se marca la “chulada” de calentarte el siempre molesto sudor en el pecho. Impresionado se convierte en una fija en mis entrenos en invierno porque además, aparte de no oler, para colmo viene con dos años de garantía (si, como si fuera un coche) con lo que le puedes meter lavado tras lavado sin que se resienta lo más mínimo.

De la gélida Soria al desierto del Sahara, donde un puñado de clientes adictos a hacer todo tipo de burradas ultrafonderas, se propusieron hacer la prueba, llevando encima un peso mínimo lo que les obligaba a no llevar prácticamente más ropa que la puesta para soportar los más de 45ºC durante las mañanas y los 2-3º de por la noche. Simplemente deciros que una vez acaba la aventura, me llamaron para agradecerme el consejo y reservar más unidades para sus próximos retos.

X-SOCKS, EL MÁS DIFICIL TODAVÍA

Si mantener la temperatura del tronco y las piernas constante te parece difícil imaginate la de los pies. Ellos son nuestros grandes sufridores, aquellos que pisan asfaltos a punto de derretirse sobre zapatillas de apenas unos milímetros de media suela o los que corren por suelos helados y cubiertos de nieve y/o hielo. Pues con el mismo sistema y la colocación de hilos de plata lo consiguen y aunque la faena se te pueda ir a 20 € el par te firmo que salen muy rentables porque son indestructibles. Al igual que el resto de prendas tienen dos años de garantía pero tengo dos pares en perfecto estado con tres y parece que les quedan otros tantos.