Maratón de Londres 2018: ¿Será esta vez?

De nuevo llega el maratón de Londres y de nuevo especulamos con la posibilidad de ver la maratón del siglo que ya va siendo un cliché. Esta vez somos cautos tras el fiasco de Berlín, donde soñábamos con ver un duelo a tres bandas entre Kipchoge, Bekele y Kipsang ,  y lo que acabamos viendo fue otro recital de Kipchoge que solo tuvo la oposición de un sorprendente debutante llamado Adola. Actores hay para la gesta pero siempre acaba pasando algo, sí la propia naturaleza del maratón.

La Maratón de Londres apuesta esta vez por una nómina de estrellas más corta en número pero más concentrada en cuanto a calidad. Puede ser una buena apuesta si todo ese dinero que no van a gastar en contratar a corredores consagrados se lo gastan en liebres de calidad. Pese a las ingentes cantidades de dinero invertido durante años al maratón de Londres le han fallado las liebres que casi siempre han hecho pasos kamikazes y han abandonado antes de lo deseable. Frente a eso han podido ir viendo como en Berlín se sucedían los records gracias a un meticuloso trabajo de las liebres. No sabemos quiénes serán los elegidos pero los artistas serán estos:

Daniel Wanjiru:

En las mismas que Lawrence Cherono estaba el año pasada el señor Daniel Wanjiru, que acabó por fagocitar a un tal Kenenisa Bekele. Aunque había hecho ya un año 2016 bastante interesante con un 59:20 en media maratón y 02:05:21 en maratón nadie pensaba que vencería al dios etíope. Este año lleva los galones de defensor del título y a buen seguro nadie le perderá de vista. Desde luego que al chico no le falta osadía pero cuando ya te tienen fichado es más difícil. Aunque sea el vigente ganador junto con su compatriota Cherono es quien más hambre de victoria pueda tener y el no haber corrido en otoño le hace llegar muy fresco. Otro que pinta que puede animar la carrera como las vacas sagradas se duerman.

Victoria de Daniel Wanjiru en el maratón de Londres de 2017:

Lawrence Cherono:

Otra joya de la inagotable cantera de Federico Rosa. En solo tres años y con 30 años de edad ha pasado de unos modestos 2:09:39 realizados en mi casa, Sevilla, a ganar el prestigioso maratón de Ámsterdam con 2:05:09 este mismo año.  El bueno de Lawrence cumple todos los requisitos para ser un “outsider” de lujo. Lleva una progresión magnífica y no solo lo avala su victoria en Ámsterdam sino como se produjo. Con un paso por la media de 1:03:01 fue capaz de correr más rápido la segunda mitad y a falta de 2 kilómetros y hasta meta protagonizó un sinfín de demarrajes con su rival al que se quitó de encima a falta de 120 mts. Es pues un atleta correoso, rápido, valiente, con poco nombre y mucha hambre. Es el típico hombre que suele dar la campanada o ser la alternativa para cuando fallan los capos. Ojito.

Victoria de Lawrence Cherono en Ámsterdam:

Mo Farah:

Comenzamos a hablar de las vacas sagradas haciéndolo sobre un atleta que solo ha corrido un maratón en 02:08:21 pero ¿alguien se atreve a quitarle el título de Mo después de ver su historial? Yo no. Sería mucho pedir que en su segunda cometida Mo ganara en Londres, porque para eso al menos hay que bajar de 2:05:00, y tres minutos y medio no es empresa fácil de reducir. Ocurre que con Mohamed Farah es empresa de alto riesgo jugar a ver dónde está el límite. Aunque este año lo hemos visto poco y lo poco no ha sido para tirar cohetes no podemos darle por muerto. Ganó la media de Londres con un tiempo relativamente discreto de 01:01:39 precisamente secundado por Daniel Wanjiru. Mo ha demostrado siempre que corre para ganar pero esta vez para hacerlo tendrá que hacerlo muy rápido. Desde luego con su final nadie lo va a esperar.

Victoria de Mo Farah en la media maratón de Londres 2018:

Kenenisa Bekele:

¿Qué decimos de éste? ¿Qué decimos de un tío con el récord del mundo en 5000, 10000 y la segunda mejor marca de la historia en maratón? Qué vamos a decir de Kenenisa Bekele. Pues yo lo voy a decir muy claro: corre cuando le da la gana. Es  un atleta con 36 años, que ha sufrido muchas lesiones, que lo ha ganado todo, que tiene dinero y bienes para vivir tres vidas pero al que hay algo que le sigue haciendo estar activo: el orgullo.

Kenenisa funciona por impulsos, su calidad se lo permite o se lo permitía porque tras los fiascos de Londres y Berlín en 2017 su manager estalló. Le echó en cara que entrena poco y mal, que se descuida y que no está a la altura de la prueba. Seguramente sabía lo que decía porque decirle eso a Bekele es despertar a la bestia que lleva dentro. Esa bestia ya fue herida cuando le dijeron que no iba a lograr nada grande en maratón y respondió con una estratosférica marca de 02:03:03. Veremos si las palabras de Hermens han despertado la rabia del etíope y nos deleita con la que posiblemente sea una de sus últimas faenas. El tiempo corre en su contra pues aparte del gran castigo físico sus 36 años no ayudan, sus fiascos hacen que baje su cache y para colmo de males, ya que jamás habla para los medios, se atrevió a decir que no ganó en Londres porque las nuevas y flamantes Nike Vaporfly 4% eran una mierda. Fijo que en Nike están encantados con él. La clave de la carrera está en sus piernas. Deberemos esperar al día de la presentación para ver si su rostro está castigado de kilómetros o tiene la faz del oso yogui.

Kenenisa Bekele realizando la segunda mejor marca de la historia en Berlín 2016:

Eliud Kipchoge:

Si el tiempo corre en contra de Bekele todos nos preguntamos qué clase de pacto satánico ha hecho Eliud Kipchoge con Filipides. Se supone, y así lo hemos visto en todos los maratonianos de élite, que en nuestras piernas hay entre 6 y 9 maratones “buenas”. Eliud Kipchoge lleva ya siete maratones por debajo de 02:05, de las cuales dos por debajo de 02:04 y aunque no fuera oficial recordemos que el año pasado se cascó en Monza 02:00:27. Sería detrás de un coche y con mil liebres que entraban y salían pero a ver quién es el guapo que se traga 42 kms a 2:51. Entre medio y para no aburrirse ganó dos maratones más por debajo de 02:06 y el único día que le vimos correr “lento” fue para ganar el oro olímpico con una autoridad pasmosa. Queda preguntarse si para este muchacho correr en 02:03-04 le supone esfuerzo y eso explica su longevidad. Lo cierto y verdad es que aun corriendo en esos registros tan bestias le hemos visto entrar en meta siempre entero, dominador, haciendo frente a rivales temibles con una tranquilidad y soberanía pasmosa. No sabemos dónde está el punto de declive de Eliud Kipchoge o si ya ha comenzado pero es tal su dominio que puede disimularlo. Sería una pena que el récord del mundo no llevara el nombre de Eliud Kipchoge durante un tiempo porque Eliud es el mejor maratoniano de la historia, así sin tapujos, pero Eliud es mucho más. Kipchoge es un atleta con un tremendo historial en cross y en pista, que vivió a la sombra de Bekele pero encontró en el maratón un lugar para hacer historia. Es tal la solvencia de Eliud Kipchoge que le hemos visto varias veces “perdonarle la vida” al récord de Kimetto, como quien está seguro de su posesión. A buen seguro los organizadores le habrán puesto un suculento bonus encima de la mesa. Como estamos en Londres hay que hablar de apuestas y Kipchoge es la más segura, salvo el día en que Kipsang batió el récord cuenta sus maratones por victorias, pero algún día tiene que llegar su ocaso.

Eliud Kipchoge en su intento por bajar de 2 horas en maratón: