Hablemos de Trail
A buen seguro que los amantes se preguntarán por qué no hablo de zapatillas “off road” y la verdad es que lo reconozco; no me pilla cerca la montaña y mis tobillos son lo más parecido a un trozo de plastilina. Aun así sí que me siento en condiciones de hablar un poco de zapatillas de trail porque como buen “burrorunner” aunque casi siempre acaba en accidente no pierdo ocasión para salirme de la senda. Aquí no analizaremos un modelo en concreto ni realizaremos una comparativa sino os daré una serie de indicaciones para comprar zapatillas de trail de manera satisfactoria.
¿Qué es trail?
Aunque algún vendedor sin escrúpulos se haya echado las manos a la cabeza y te haya advertido que para correr por el parque de al lado de tu casa te hace falta una zapatilla de trail lo cierto es que las de “asfalto” se mueven igualmente bien por tierra, terreno estable, etc. Nos referimos a trail y a la necesidad de utilizar éste tipo de zapatillas cuando corremos por terrenos complicados, con piedra suelta, barro, desniveles, firme poco estable, etc. No hace falta que estén todas las dificultades a la vez pero correr por un parque no es trail, se empeñe quien se empeñe.
¿Son distintas las zapatillas de trail con respecto a las de calle?
Pues sí, unas más y unas menos pero en general presentan un upper más reforzado para evitar roturas y desgarros, una suela más agresiva que en algunos casos incluso es específica para un terreno en particular, una estabilidad más reforzada que suele sacrificar la amortiguación.
¿Qué pasa si corro en asfalto con zapatillas de trail y viceversa?
Quizas unida a la anterior respuesta te puedo decir que llevar unas zapatillas de trail por asfalto me recuerda a esos enormes todoterrenos que son utilizados únicamente para ir al supermercado. Por un lado estas desperdiciando sus cualidades y por el otro echarás en falta las que te hacen falta….por no hablar del desgate prematuro. En cuanto a lo de llevar zapatillas de asfalto para trail dependerá del terreno pero aspiras a resbalarte y caerte (piedra mojada y/o barro), doblarte los tobillos (piedra y/o ramas), no tener tracción (grava suelta), rajar tus zapatillas (terreno boscoso), etc. Como ves en ambos casos sale más barato hacerte con un segundo par de zapatillas que arriesgar con la misma.
¿Marca especialista o generalista?
Depende. Parece mi palabra favorita cuando hablo de zapatillas pero en trail si cabe tiene más cabida. Aunque con excepciones las marcas generalistas (Mizuno, Brooks,Asics, Adidas, New Balance, Saucony) buscan y tienen modelos no demasiado específicos de trail sino más bien adaptaciones de modelos de calle para el trail. Así por ejemplo la Snova Riot de Adidas tiene el mismo chasis que la Sequence pero distinta suela y distinto upper o la Adrenaline ASR, etc.  Las marcas especilistas en trail (Montrail, Salomon, The North Face, Inov8, La Sportiva, etc) tienen por lo general zapatillas más radicales y muy especializadas en un tipo de terreno en concreto.
Sabiendo la diferencia entre los modelos ahora queda como siempre preguntarse a uno mismo no cual es la mejor sino la más adecuada. Lo bueno de las zapatillas “generalistas” es que te puedes meter con ciertas garantías en casi todos los terrenos, lo malo lógicamente es que si te quieres meter por una zona muy técnica quizás eches en falta alguna prestación de más. Las “especialistas” tienen el hándicap de estar muy restringidas a un terreno en concreto. Así por ejemplo Inov8 tiene zapatillas para barro, roca, etc. y fuera de estas superficies sufren mucho.
¿Y cómo valoro el terreno por donde corro?
La diversidad de terrenos y climas de la península hace difícil esta labor ya que podemos encontrarnos desde desiertos de piedra y arena hasta frondosos bosques. Dos factores podrán darnos pistas muy exactas de lo que normalmente nos encontraremos bajo los pies: El clima y la altura. Si vivís o soléis correr por una zona de clima extremo lo más normal es que predomine un solo tipo de terreno, la roca, con lo que si os saldrá rentable echar mano de unas zapatillas especificas. Si soléis practicar por una zona donde no se alcanzan valores extremos seguramente os convenga una zapatilla “multiusos” porque pisareis desde piedra hasta hierba pasando por barro y hasta riachuelos. La altura es un factor ligado íntimamente con el clima pero a groso modo si corréis por encima de los 1500 mts. solo encontrareis piedra. En cotas inferiores según la orientación (norte o sur) encontrareis zonas boscosas y mixtas con lo que os interesan zapatillas aptas para todo.
¿Y todas son pronadoras?
Otra duda existencial parece. Muchas zapatillas de trail incorporan piezas de doble densidad en la cara interior con el objetivo no de corregir la pronación sino de dar más estabilidad y fuerza al conjunto. En el trail técnico no pisamos como sabemos sino como podemos. De todas maneras cada vez más, lógicamente las ventas han de acompañar, las marcas van haciendo zapatillas más especificas teniendo en cuenta también el tipo de pisada aunque en el caso de las pronadoras no es bueno meter mucha corrección porque sino nuestros tobillos estarían en peligro.
Las hay de competición, entrenamientos y hasta voladoras. ¿Cuál elijo?
Adivina la respuesta. Pues eso, depende. Por lo general las carreras de trail suelen tener distancias altas y también suele ocurrir que su público son corredores de cierta edad que tras un largo periplo por el asfalto deciden cambiar de aires. Si unimos las dos incógnitas la respuesta es zapatilla de entrenamientos porque a menos que vayas con opciones de quedar entre los primeros clasificados y aunque muchas veces el terreno sea mullido la amortiguación ha de ser generosa para soportar esas tremendas kilometradas.
¿Barefoot y trail?
Dejando de lado la infértil discusión sobre biomecánica y tal aquí para mí el principal argumento es que si tienes que pisar rocas afiladas con una simple y llana suela de Vibram más vale que tengas un buen seguro de vida.

Hablemos de Trail

zapatillas de trail

 

A buen seguro que los amantes se preguntarán por qué no hablo de zapatillas “off road” y la verdad es que lo reconozco; no me pilla cerca la montaña y mis tobillos son lo más parecido a un trozo de plastilina. Aun así sí que me siento en condiciones de hablar un poco de zapatillas de trail porque como buen “burrorunner” aunque casi siempre acaba en accidente no pierdo ocasión para salirme de la senda. Aquí no analizaremos un modelo en concreto ni realizaremos una comparativa sino os daré una serie de indicaciones para comprar zapatillas de trail de manera satisfactoria.

 

¿Qué es trail?

Aunque algún vendedor sin escrúpulos se haya echado las manos a la cabeza y te haya advertido que para correr por el parque de al lado de tu casa te hace falta una zapatilla de trail lo cierto es que las de “asfalto” se mueven igualmente bien por tierra, terreno estable, etc. Nos referimos a trail y a la necesidad de utilizar éste tipo de zapatillas cuando corremos por terrenos complicados, con piedra suelta, barro, desniveles, firme poco estable, etc. No hace falta que estén todas las dificultades a la vez pero correr por un parque no es trail, se empeñe quien se empeñe.
¿Son distintas las zapatillas de trail con respecto a las de calle?Pues sí, unas más y unas menos pero en general presentan un upper más reforzado para evitar roturas y desgarros, una suela más agresiva que en algunos casos incluso es específica para un terreno en particular, una estabilidad más reforzada que suele sacrificar la amortiguación.

¿Qué pasa si corro en asfalto con zapatillas de trail y viceversa?

Quizas unida a la anterior respuesta te puedo decir que llevar unas zapatillas de trail por asfalto me recuerda a esos enormes todoterrenos que son utilizados únicamente para ir al supermercado. Por un lado estas desperdiciando sus cualidades y por el otro echarás en falta las que te hacen falta….por no hablar del desgate prematuro. En cuanto a lo de llevar zapatillas de asfalto para trail dependerá del terreno pero aspiras a resbalarte y caerte (piedra mojada y/o barro), doblarte los tobillos (piedra y/o ramas), no tener tracción (grava suelta), rajar tus zapatillas (terreno boscoso), etc. Como ves en ambos casos sale más barato hacerte con un segundo par de zapatillas que arriesgar con la misma.

¿Marca especialista o generalista?

Depende. Parece mi palabra favorita cuando hablo de zapatillas pero en trail si cabe tiene más cabida. Aunque con excepciones las marcas generalistas (Mizuno, Brooks,Asics, Adidas, New Balance, Saucony) buscan y tienen modelos no demasiado específicos de trail sino más bien adaptaciones de modelos de calle para el trail. Así por ejemplo la Snova Riot de Adidas tiene el mismo chasis que la Sequence pero distinta suela y distinto upper o la Adrenaline ASR, etc.  Las marcas especilistas en trail (Montrail, Salomon, The North Face, Inov8, La Sportiva, etc) tienen por lo general zapatillas más radicales y muy especializadas en un tipo de terreno en concreto.Sabiendo la diferencia entre los modelos ahora queda como siempre preguntarse a uno mismo no cual es la mejor sino la más adecuada. Lo bueno de las zapatillas “generalistas” es que te puedes meter con ciertas garantías en casi todos los terrenos, lo malo lógicamente es que si te quieres meter por una zona muy técnica quizás eches en falta alguna prestación de más. Las “especialistas” tienen el hándicap de estar muy restringidas a un terreno en concreto. Así por ejemplo Inov8 tiene zapatillas para barro, roca, etc. y fuera de estas superficies sufren mucho.

¿Y cómo valoro el terreno por donde corro?

La diversidad de terrenos y climas de la península hace difícil esta labor ya que podemos encontrarnos desde desiertos de piedra y arena hasta frondosos bosques. Dos factores podrán darnos pistas muy exactas de lo que normalmente nos encontraremos bajo los pies: El clima y la altura. Si vivís o soléis correr por una zona de clima extremo lo más normal es que predomine un solo tipo de terreno, la roca, con lo que si os saldrá rentable echar mano de unas zapatillas especificas. Si soléis practicar por una zona donde no se alcanzan valores extremos seguramente os convenga una zapatilla “multiusos” porque pisareis desde piedra hasta hierba pasando por barro y hasta riachuelos. La altura es un factor ligado íntimamente con el clima pero a groso modo si corréis por encima de los 1500 mts. solo encontrareis piedra. En cotas inferiores según la orientación (norte o sur) encontrareis zonas boscosas y mixtas con lo que os interesan zapatillas aptas para todo.

¿Y todas son pronadoras?

Otra duda existencial parece. Muchas zapatillas de trail incorporan piezas de doble densidad en la cara interior con el objetivo no de corregir la pronación sino de dar más estabilidad y fuerza al conjunto. En el trail técnico no pisamos como sabemos sino como podemos. De todas maneras cada vez más, lógicamente las ventas han de acompañar, las marcas van haciendo zapatillas más especificas teniendo en cuenta también el tipo de pisada aunque en el caso de las pronadoras no es bueno meter mucha corrección porque sino nuestros tobillos estarían en peligro. Las hay de competición, entrenamientos y hasta voladoras.

 

¿Cuál elijo?

Adivina la respuesta. Pues eso, depende. Por lo general las carreras de trail suelen tener distancias altas y también suele ocurrir que su público son corredores de cierta edad que tras un largo periplo por el asfalto deciden cambiar de aires. Si unimos las dos incógnitas la respuesta es zapatilla de entrenamientos porque a menos que vayas con opciones de quedar entre los primeros clasificados y aunque muchas veces el terreno sea mullido la amortiguación ha de ser generosa para soportar esas tremendas kilometradas.

 

¿Barefoot y trail?

Dejando de lado la infértil discusión sobre biomecánica y tal aquí para mí el principal argumento es que si tienes que pisar rocas afiladas con una simple y llana suela de Vibram más vale que tengas un buen seguro de vida.