MIZUNO WAVE SKY 3

Acabamos de recibir una de las zapatillas más esperadas, revolucionarias y posiblemente mejores de este año, la Mizuno Wave Sky 3. La razón de toda esta retahíla de adjetivos es que la nueva Sky, que ya viene de una muy buena saga, pone punto y final a la longeva placa Wave con la que Mizuno ha competido durante casi treinta años. Os preguntaréis entonces por qué sigue llevando la palabra “Wave”  y la respuesta está en que he dicho placa, no tecnología. En efecto las olas seguirán dictando su orden pero ahora las sensaciones serán completamente distintas. Olvida todo lo que creías saber de Mizuno, comienza una nueva era.

¿Por qué revolucionarias?

Como decía el cambio de la Sky no se ha quedado en una mera evolución de lo que ya era una gran zapatilla sino que supone un punto y aparte en la marca. Mizuno ha adoptado un nuevo sistema de amortiguación llamado XPOP a base de poliuretano. Para que quede bien claro el poliuretano es el compuesto base de por ejemplo el Boost de Adidas o el Ever Run de Saucony. Entre sus propiedades como sabréis está la devolución de energía, la durabilidad y el tacto suave entre otras. A destacar esto último porque Mizuno siempre tuvo el San Benito de zapatilla dura y ahora será una de las más blandas. No quiere decir esto que se hayan olvidado de la estabilidad, seguramente el mejor atributo de la marca desde hace décadas, y es que mantienen la filosofía Wave pero sin la famosa placa. Esta nueva configuración favorece de manera exponencial una transición muy suave.


Y LO DE SIEMPRE

No todo iban a ser cambios, no tiene porqué cuando llevas años haciendo algunas cosas muy bien. En el caso de Mizuno y de la Sky en concreto el upper y el chasis siempre ha sido un motivo de orgullo y en esta nueva versión sigue siendo uno de sus mejores argumentos. Por un lado el upper de corte exquisito, limpio pero no carente de refuerzos que aseguran una gran sujeción. Por el otro un chasis contundente, muy al estilo de Mizuno, en el que la estabilidad es el caballo de batalla. En un segundo plano pondría a la suela y es que se trata de un caso un tanto particular. Seguramente ahora brille más y no es mucho mejor que las anteriores. Seguirá siendo un portento de durabilidad y agarre pero ya no estará tan condicionada por la placa de Wave y nos parecerá mucho más suave al tacto.

¿FRENTE A SUS RIVALES?

Ya sabéis que soy de los de mojarme y a ello voy. Aunque he sido un acérrimo defensor del modelo Sky desde que salió he sido consciente de que los gustos del público general iban por otros derroteros. Las reinas de la fiesta han sido las Brooks Glycerin y la New Balance 1080 sobre todo. Ambas tenían una primera puesta en el pie suave y un caminar dócil. La Sky era una zapatilla con más estabilidad y personalidad, de las que hay que hacerles kilómetros para pillarle el punto. Ahora Mizuno apuesta porque su zapatilla siente bien a la primera y transmita cierto nervio.  A falta de ver cómo irá la nueva Triumph me aventuro a decir que la Sky está muy consolidada entre las tres mejores neutras del mercado y en cuanto la probemos más a fondo ya veremos si no es la mejor, apunta muy alto.

Peso: 320 gramos

PVP: 175 €

Precio eMotion running: 140 €

¿Cómo comprarlas?