PRUEBA: ADIDAS ENERGY BOOST 2 ESM

LO QUE ES UN UPPER

Alguna vez le digo a un cliente “el upper tal el upper cual” y se me queda mirando con cara de poker. Ahora ya me podré ahorrar explicaciones y le diré “el upper es la diferencia que hay entre las Energy de la campaña pasada y estas nuevas con denominación ESM”. A buen seguro lo entenderá y lo valorará porque si bien el Techfit de las primeras Energy era una solución original y muy cómoda lo cierto es que tenía claras deficiencias de sujeción. En la versión segunda cambió un poco y se fue reforzando con una tiras sintéticas que aminoraban el problemas y en esta nueva actualización Adidas quiere poner más que un parche. El nuevo upper denominado ESM y que comparte con la Adistar Boost aumenta considerablemente las prestaciones de las Energy porque acaba con buena parte de sus problemas: sujeción y transpiración.

 

¿ESM?

Este es el nombre abreviado y comercial del nuevo upper de gama alta que Adidas ha adoptado para sus dos modelos más representativos de la gama Boost, Adistar y Energy. Tiene lo bueno del antiguo Techfit, es decir, envuelve el pie como un calcetín al ser muy elástico pero no llega al extremo de este siendo así más potente a la hora de sujetar. La clave de esta ecuación es que ya no se le encomienda la tarea de sujetar el pie a una sola capa uniforme sino a dos que interactúan consiguiendo un resultado mucho mejor que no solo se traduce en estático sino que mejora tremendamente la dinámica. El otro punto caliente, nunca mejor dicho, era la transpiribilidad del Techfit que como al termómetro le diera por subir, cosa que en Sevilla no pasa porque ya vive arriba, se veía comprometida. A decir verdad tengo la suerte de poseer unos pies “secos” (menos mal que encima de pronar 22º no sudan) y nunca tuve mayores dificultades si bien es cierto que cierto agobio sí. Con el nuevo upper ESM ya volvemos al clásico calado del upper que facilita la transpiración y cierta evacuación del calor. Para dejar todo esto en su sitio también se han tocado los refuerzos que rodean la puntera que ahora va sujeta por una especie de malla termoplástica muy fina pero realmente consistente.

¿Y EL RESTO?

Pues nada, exactamente igual. Hubiera sido muy arriesgado tocar una zapatilla con una legión de seguidores a sus espaldas que tendrá sus defectos, a día de hoy corregibles fácilmente, pero si se vende bien y gusta a ver quién es el valiente. En efecto la Energy sigue siendo esa zapatilla hipercómoda, reactiva, blanda y que deja ver y notar todos los encantos del Boost aunque también sus defectos. Lo que si queda claro es que si viendo lo que ya ha conseguido hacer Adidas con el Boost no las ha cambiado es porque gustan.

DE REGRESO A LA CARRERA

Ya había probado y machacado las Energy por multitud de superficies y parecía que no mucho había que contar pero de nuevo tengo que mirar al upper, de nuevo tengo que contaros como cambia la película con este cambio y es que una cosa lleva a la otra. Con el ESM como decía más arriba aumenta la sujeción, cosa evidente hasta sin correr, pero de paso mejora mucho la estabilidad y eso se deja nota cuando o no eres perfecto biomecanicamente hablando o el terreno no es una inmensa recta de asfalto en optimas condiciones. Ahora tenemos una zapatilla mucho más versátil y que no necesita condiciones óptimas para sacar su potencial aunque tampoco debido a su perfil alto es la mejor para meterse en faenas demasiado complicadas. Se mueve muy bien a ritmos medios donde sigue mostrándose tremendamente agradecida y donde hasta los menos cualificados le pueden sacar alegrías. Si seguimos pisando el acelerador hasta ritmos medios-altos (ritmo de maratón por ejemplo) se encuentra en su salsa pues tiene una gran amortiguación pero se aprovecha de la alta reactividad del boost. A partir de ahí y aunque no hay duda de la reactividad del Boost el perfil alto, el exceso de amortiguación sobre todo en el talón y el tacto blando nos resta argumentos para seguir intentando pisar el acelerador. Estamos ya hablando de ritmos de media maratón para atletas de nivel medio-alto (sobre 3.20 min/km) con lo que la mayoría de los populares de nivel medio, su público por otra parte, podrán utilizarla para medias beneficiándose así de una inmensa amortiguación que no les pasará factura incluso en distancias largas.

SUS SOMBRAS

Habitualmente no suelo dedicar un espacio a destacar qué tiene por mejorar una zapatilla pero creo que aquí se le hace un favor si se advierte antes para aclarar términos. Para empezar, y eso es algo que no ha cambiado aunque es bastante fácil teniendo el acuerdo con Continental, la suela sigue sufriendo un desgaste un tanto excesivo en la parte delantera y es que está muy sesgada y expuesta y aparte es fina. Al respecto quizás conviene advertir que simplemente dura hasta que los kilómetros ajustician al resto de la zapatilla nada más. El Boost tiene la virtud de durar en bastante buen estado demasiado tiempo (hasta los 1300 kms para un usuario de menos de 70 kgs es fácil extraerles) y eso hace que el resto de componentes parezca que dura menos pero en realidad como digo se gastan a la par aunque sea más visible. Por otro lado y aunque el upper ESM le aporta gran estabilidad la estructura no es muy fuerte y si eres pronador cuidado porque su resistencia a la torsión es relativamente baja. La parte buena es que al tener el Boost tanta memoria vuelve a su sitio rápidamente y recupera su forma original casi por completo, cosa que otras zapatillas no. Podríamos decir al respecto que se dobla rápido pero muy poco a modo de resumen. Tambien aunque el ajuste del upper ESM es casi inmejorable las Energy siguen echando en falta alguna ojetera más que permita personalizar más el ajuste si eres de talón fino sobre todo.


LO MEJOR:

  • Amortiguación, tacto y respuesta de ésta
  • Upper renovado que mejora la sujeción y transpiribilidad
  • Producto con aires de exclisividad




A MEJORAR:

  • Perfil de talón algo alto para velocidades altas.
  • Falta de alguna ojetera más para mejorar el ajuste
  • Durabilidad de la suela algo justa



Puntuación:

1/Amortiguación: 8.75

1.1 Trasera: 9.5

1.2 Delantera: 8

1.3 Relación amortiguación peso: 8

2/ Estabilidad: 6

3/ Sujeción: 7

4/ Apoyo: 7

5/ Chasis: 7.5

6/ Flexibilidad: 9

7/ Durabilidad: 7

8/ Confort: 9.75

9/ Respuesta: 8

10/ Calidad, acabados: 10

11/ Relación calidad/precio: 6.5

Ficha Técnica:

  • Nombre: Adidas Energy Boost 2 ESM
  • PVP: 160€
  • PESO: 283Grs
  • Categoría: Zapatilla mixta/entrenamiento ligero.
  • Pisada: neutra

 

Usuarios recomendados:

Corredores de pisada neutra y peso hasta los 65-67 kilos como zapatilla de entrenos habituales y mixta hasta los 80 kgs pudiéndose convertir en zapatilla de competición para atletas de hasta 85 kgs siempre de pisada neutra y que deseen gozar una de zapatilla de tacto muy blando y reactivo así como con grandes dosis de comodidad.