PRUEBA: ADIDAS RESPONSE BOOST TECHFIT

Aunque normalmente solemos identificar a las zapatillas con las dos primeras palabras de la nomenclatura (marca-modelo) aquí empatan en consideración las dos siguientes porque indican un cambio tan profundo que la aleja muy mucho de sus antecesoras, básicamente se parecen en nada. Desde luego que la línea Response, salvo la notable versión de trail, era una de las asignaturas pendientes de una marca que paradójicamente en la mayoría de nichos parecía ir incluso hasta por delante de lo que el guión pedía. Hoy con las Response pega un golpe de efecto casi mortal para su competencia que seguramente echaran de menos esos tiempos de paz en la que poco más que la Saucony Jazz y la Brooks Aduro se peleaban.

 

¿TECHFIT O MESH?

La nueva Adidas Response Boost cuenta con dos acabados, el mesh tradicional y el Techfit propio de Adidas. El primero deja el PVP de la zapatilla en 110 € y el segundo lo aumenta en 10 € adicionales pero sinceramente lo vale con creces. Si tenéis dudas simplemente mirad unas y otras, ya se diferencian, pero si te las calzas no hay color; la de Techfit gana por goleada. Mejor ajuste y más cómoda, no hay lugar a la duda.

MÁS BOOST

Y no me refiero a que esta versión incorpore más Boost que la versión anterior, básicamente porque la anterior era de Adiprene aún, sino a la incorporación del Boost a la familia que como vemos sigue ganando terreno de manera imparable y gradual. Me está gustando mucho ese punto de templanza de la marca por introducir el Boost y es que como dije en su día era un avance tan grande que costaba digerirlo hasta a la propia Adidas. Está muy de moda eso de decir “hay que equivocarse” pero que digo yo que mejor hacerlo bien a la primera porque no son las zapatillas baratas como para andarse con experimentos. Adidas ha optado por dejar todo bien atado en su modelo de acceso a la gama especializada de atletismo con una zapatilla muy equilibrada que no falla en nada y que alejada del tópico también destaca en muchas facetas.

DE ARRIBA ABAJO

Comenzando nuestro viaje por la zona alta de las Boost encontramos el ya conocido tejido Techfit (recordemos que también tiene una versión con mesh tradicional) del que ya sabíamos que era muy suave, que ajustaba como un guante y que evitaba fricciones con el pie pero que ahora al contrario de lo que pasaba en las primeras Energy o Adistar Boost en la Response fija mejor el pie por la sencilla razón de que ya no tiene la necesidad de sorprender con un peso record y ello le permite echar mano de refuerzos allí donde más lo necesita. Sin ser un ajuste fuerte sí que da para pasar la prueba de largo. Por lo demás sigue manteniendo sus propiedades intactas y eso supone que en el resto de apartados si es sobresaliente salvo en la transpirabilidad que de todas maneras no es una faena…y lo dice uno de Sevilla que les ha metido kilómetros en verano.

 

 

Siguiendo nuestro recorrido ahora por la zona baja vemos una suela que muy a las claras habla del cometido que se le encomienda: Durar. Un taqueado muy clásico con no muchos huecos y dureza media para moverse en todos los terrenos y aguantar bastantes kilómetros. Aunque como digo está pensando para aguantar kilómetros es bastante cómodo en cuanto a tacto y aunque no es portentoso en tracción sí que ofrece un agarre muy conseguido. Digamos a modo de resumen que Adidas no ha arriesgado nada y el resultado era el que cabía esperar.

Como casi siempre lo más importante y que marca la diferencia es la media suela y en este caso toda la expectación está ahí porque por primera vez en la gama Response vemos el Boost. Aunque lógicamente cada vez tiene menos capacidad de sorprender y resultar novedoso para los que miramos las zapatillas siempre un poquito más allá cada modelo levanta más expectación que la anterior porque lejos de la novedad lo que al menos yo busco es como va creciendo y que capacidad de dar respuesta a problemas reales tiene. Por poner la barrera psicológica en algún sitio yo diría que la Glide marcó el punto de realismo tras las Energy y Adistar que buscaban más romper el molde o que no nacían para dar una respuesta sino para mostrar algo nuevo. Después hemos visto la gran ejecución de la Sequence y en las rápidas ya desde sus inicios una búsqueda más lógica y tradicional. La Response marca otro puntito de inflexión porque es la zapatilla de acceso a la gama premiun de Adidas y resulta interesante ver como el Boost se va amoldando. Con menos de la mitad de Boost (30%) en la media suela la Response logra una amortiguación realmente buena y un tacto muy conseguido. Lo mejor viene paradójicamente en el recubrimiento de EVA que no por la calidad ni novedad del material sino por cómo va colocado hace que no sea una comparsa sino una parte fundamental. Va en forma de placa como en la Glide y al igual que las Sequence, aunque en menor proporción cierra la zona del arco. La diferencia con la Glide es que aquí sí que el pie va en contacto con el Boost pero la adopción del arco de EVA compensa la posible inestabilidad. Digamos que la Response experimenta un nuevo camino para llegar al mismo sitio y lo hace con mucho éxito, tanto que veremos a ver si no es el que sigue la siguiente generación de Glide. Entre tanto ya casi pasa desapercibido el sempiterno Torssion que aquí con cuatro brazos como en la Glide hace el mismo y genial trabajo.

LO MEJOR:

  • Alta fiabilidad en todos los campos
  • Upper muy suave y cómodo




A MEJORAR:

  • Transpirabilidad del upper algo escasa en condiciones excepcionales de humedad y calor


Puntuación:

  • 1/Amortiguación: 7
    • 1.1 Trasera: 7
    • 1.2 Delantera: 7
    • 1.3 Relación amortiguación peso: 8
  • 2/ Estabilidad: 8
  • 3/ Sujeción: 7
  • 4/ Apoyo: 8
  • 5/ Chasis: 8
  • 6/ Flexibilidad: 8
  • 7/ Durabilidad: 9
  • 8/ Confort: 9
  • 9/ Respuesta: 7.75
  • 10/ Calidad, acabados: 9
  • 11/ Relación calidad/precio: 9

Ficha Técnica:

  • Nombre: Adidas Response Boost Techfit
  • PVP: 120€
  • PESO: 320Grs
  • Categoría: Zapatilla de entrenamiento
  • Pisada: neutra

 

Usuarios recomendados:

Corredores de pisada neutra y peso hasta 75 kgs que busquen una zapatilla tecnológicamente novedosa pero con la fiabilidad de una clásica para hacer kilómetros a ritmos medios.