PRUEBA: ADIDAS SNOVA SEQUENCE BOOST

ESTO SE PONE INTERESANTE

¡Por fin!. Eso hemos exclamado algunos que temíamos que las bondades del Boost no iban a llegar nunca a las zapatillas con control de pronación. Adidas se lo está tomando con calma pero al menos hay que reconocerle que no ha dado ni un paso en falso hasta ahora y las Sequence sigue los mismos derroteros. Hemos visto como poco a poco desde las Energy las Boost han ido limando sus debilidades y tomando una forma cada vez más realista. Que una zapatilla como la Energy hacía falta para dar un golpe de autoridad es innegable, que lo consiguió también, pero que abría un camino complicado para la misma Adidas también. La consecución de estas nuevas Sequence marca la consolidación de la nueva tecnología.

 

¿CONTROL?

La primera pregunta que todos me habéis hecho antes incluso de que salgan al mercado es si realmente controlan o son de estas zapatillas “políticamente correctas”. La respuesta es no, rotundamente no, tanto que se perfilan como una de las zapatillas con más control del mercado. Ante esta afirmación los que esperabais una zapatilla suave en la que apenas se notara el control podéis salir corriendo o leer un poco más porque la Sequence Boost tiene truco. Lo primero a destacar es que el control es muy extenso con lo que el reparto de presiones es muy igualado y no hay ninguna zona del pie donde se deje notar más que en otra. Es esta una sensación que ya tuvimos dos versiones más atrás pero esta vez viene envuelto en suavidad extrema. No hay pieza rígida de TPU y sobre todo la geometría de la zapatilla está mucho más trabajada para que el control sea tan extenso como paulatino. Es de agradecer que Adidas haya recuperado esa buena costumbre de cerrar el medio pie por el arco interior ganando así apoyo de una manera simple y eficaz. Es este un recurso que he defendido porque es la manera menos molesta de meter apoyo y asegurar sobre todo que la estructura de la zapatilla no se va al garete en el tercer rodaje. Mucho y sin molestias, esto pinta bien.

 

¿BOOST?

Para quien sea avispado la otra parte de la ecuación es si la zapatilla estabiliza y es de fuerte estructura se parece a unas Boost (entiéndase Boost por una zapatilla blanda, con mucha respuesta y rebote). La respuesta es que Adidas ha querido demostrar más que puede hacer zapatillas fuertes y robustas a rápidas pero lo que lleva en la entre suela es lo que es y acaba saliendo. En efecto en la primera puesta poco se parece a unas Energy o Adistar, algo más con la Glide. No enamoran la primera, posiblemente a la segunda tampoco pero empiezan a caerle kilómetros y en cuanto al ritmo se pone alegre le comienzas a ver algo de la gracia que tienen sus hermanas. La sensación de un perfil alto confunde porque para quien realmente las necesita toda esa estructura va entrando en juego con el paso de los kilómetros, si eres pronador como yo ves como a pesar de los gramos de más y de no llevar las sensaciones de la Glide el paso de los kilómetros juega en su favor porque el fuerte control evita trabajo de más a tus músculos. Debido a una horma algo más plana y el apoyo de la suela continua son más torpes, no encuentras esa postura de “escuela” que tan fácil se intuye en la Glide mas todo esos elementos juegan a su favor cuando en las piernas ya no hay tanta facilidad para aguantar el tipo.

 

EL PRECIO DE LOS DETALLES

Seguro que de algún modo a los pedíais control y a los que pedíais suavidad la Sequence Boost puede parecer incluso decepcionante porque esperabais que fuera algo estrambótico, totalmente diferente y cuasi galáctica pero no lo es. Lo que sí tiene es una manufactura muy equilibrada y eso es algo que ya parece galáctico o difícil de hacer viendo la cantidad de uppers que se van al otro barrio en tres semanas, suelas despegadas, roturas varias o simples desequilibrios que hasta un mandril vería pero que algún ingeniero pasa por alto. La Sequence lleva ADN alemán y eso quiere decir que no valdrá para contar chistes pero está hecha de manera muy concienzuda. Desde la suela ya vemos detalles de gran resolución que culminan en un upper espectacular. De abajo a arriba estos son los detalles que marcan la diferencia:
Suela: Mejora a la de su hermana Glide aunque es similar. El truco está en un compuesto duro (goma continental) que en esta ocasión tiene un ligerísimo taqueado que la dota de mejor tracción que a la Glide. No es difícil imaginar, por aquello del mismo compuesto, que la durabilidad es altísima y lo que sí he podido constatar que con el piso mojado no hay problemas, ni en tierra suelta, ni asfalto, etc. Es bastante “maciza” pero no por ello carente de detalles. Aparte de la típica línea de guía de pisada llama la atención que la zona exterior del antipie está ligerísimamente vaciada para ayudar en la labor de control. Es muy poco sí, pero ahí está. Si ponemos la vista en la zona del arco, que aparece tapada hasta su mitad por la misma suela vemos que el raíl de Torssion que queda más al interior enlaza con una pieza de TPU que va a hacer la misión de soporte en el talón. Está escueta pieza, muy similar a la que vimos en las Energy es la única pieza rígida aparte del Torssion que encontraremos y ambas están muy lejos de nuestros pies.

Media suela: Allí el Boost es el rey, de hecho le da popularmente el nombre, pero no debemos olvidar que otra parte de la media suela es simple EVA y es la encargada de dar la estabilidad, que para esta zapatilla ha de ser santo y seña. Muchos se preguntaran si no es un material muy pobre o no tiene la consistencia para dar la estabilidad necesaria. La respuesta es fácil ya que con respecto al boost tiene la “doble densidad” que veríamos normalmente en otras zapatillas. Ocurre sin embargo que con respecto a la típica EVA de doble densidad esta tiene la ventaja de ser más elástica y poderse colocar por doquier para hacer un trabajo más completo. Como pronador desde talón a la punta es algo que siempre había echado en falta y que con las Sequence queda resuelto. No hay centímetro de mi pie que lo tenga fácil para pronar y sin embargo no noto la corrección. En este aspecto repito que es magistral.

Upper: En toda zapatilla hay un parte olvidada y a muchos se les va a pasar por alto seguramente esta parte fundamental para que todo funcione como funciona en la Sequence Boost. Por más que todo sea magnifico si el upper de una pronadora hace aguas la zapatilla pasa a ser un detritus zapatilleril. Por suerte y tras algunos resbalones en las últimas dos ediciones, la 5 con una pala demasiado ancha y la 6 con un collar demasiado bajo, la 7 no tiene nada que reprochar. Como ya pasa en la mayoría de alta gama va termosellada pero no escatima en refuerzos y además se vale de un textil perfecto pues auna suavidad y contención. El pie queda bien sujeto incluso sin tocarle mucho a los cordones y eso que no estamos ante una horma estrecha ni mucho menos. El collar ahora si tiene la altura suficiente para no dejarte medio calcáneo fuera si como yo eres una aberración natural y después de tanto control de serie sigues necesitando plantillas.

En resumen podría decirse que Adidas ha buscado una zapatilla que resulta espectacular con el uso, con el paso de los kilómetros pero ha huido del primer impacto, de la primera puesta en una zapatilla que está llamada a reconquistar a todos los que miraban con recelo la nueva tecnología Boost. Definitivamente ha quedado patente que el nuevo compuesto puede ir en zapatillas serias. Veremos qué será lo siguiente con lo que nos sorprenden.

 

LO MEJOR:

  • 
Gran control de estabilidad
Suavidad de marcha
  • Calidad en toda su ejecución y materiales

A MEJORAR:

  • Apariencia algo mazacote
  • Precio ligeramente superior a la media de su sector



Puntuación:

1/Amortiguación: 8

1.1 Trasera: 8

1.2 Delantera: 8

1.3 Relación amortiguación peso: 7.85

2/ Estabilidad: 10

3/ Sujeción: 9

4/ Apoyo: 10

5/ Chasis: 10

6/ Flexibilidad: 7.5

7/ Durabilidad: 10

8/ Confort: 8.5

9/ Respuesta: 7.5

10/ Calidad, acabados: 9

11/ Relación calidad/precio: 7

Ficha Técnica:

  • Nombre: Adidas Snova Sequence 7
  • PVP: 140€
  • PESO: 309 Grs
  • Categoría: Zapatilla entrenamiento
  • Pisada: Pronadora en grado moderado-severo

Usuarios recomendados:

Corredores de pisada pronadora en grado moderado a severo con peso hasta los 85-90 kgs que busquen una zapatilla con gran control pero suave y un peso contenido que les permita rodar a ritmos medios sin demasiados aprietos.