PRUEBA: SAUCONY GUIDE 7

RETROCEDER PARA AVANZAR

A veces, y en el caso de Saucony más, hay que mirar atrás para avanzar. En efecto llevábamos ya varias campañas viendo como la Guide iba perdiendo peso y solidez porque en buena lógica se entiende que siempre hay que buscar zapatillas más rápidas. Sin embargo quizás se habían pasado ciertas líneas que no debieron pasarse y así la durabilidad de la suela, la anchura de la horma o la cantidad de amortiguación habían sido motivo de discordia entre sus habituales. La Guide tiene además un equilibrio difícil de encontrar porque goza del extraño privilegio de ser única en su especie con lo que tiene que contentar por igual a los usuarios más livianos que buscan sensaciones y a los más pesados. En esta nueva edición Saucony ha querido agradar más a los que buscan en ella una zapatilla sólida.

 

CONCEPTO GUIDE

Como digo es única en su nicho, cosa que llama la atención en un mercado saturado donde hay zapatillas hasta para hacer el indio (por no decir otra cosa), porque ni es una zapatilla neutra ni de control al uso sino un híbrido de ambas que da mucho juego. Con algunas diferencias la Guide es una versión con doble densidad de la Ride que estabiliza, guía la pisada, impide pronar pero no corrige. Puede parecer un tanto engorroso pero la diferencia básica con una pronadora es que ésta te coloca el pie en posición de supinación y la Guide simplemente evita que lo prones. En otras marcas hay zapatillas que de algún modo son neutras algo más estables de la cuenta pero nada tan marcado como la que nos atañe.

 

Y COSAS QUE NO CAMBIAN

Te pueden gustar más o menos como están hechas las zapatillas de la marca norteamericana pero nadie podrá negar que la materia prima que utilizan es de primer orden. Las medias suelas de la marca siguen siendo un referente en amortiguación e innovación y así a bote pronto podemos decir que junto a New Balance es la marca que más compuestos y sistemas de amortiguación ha sacado al mercado en el último lustro. Debajo justo de nuestros pies y de la ya conocida segunda plantilla encontramos el Power Grid que no es ni más ni menos que una goma dispuesta a la tradicional forma de Grid (como una raqueta) que además de proveer mucha amortiguación realiza una buen aportación a la estabilidad. Por su forma de placa continua oferta una suave transición de pisada. Para a media suela el compuesto base es otro de mis favoritos, el SSL, que ya lleva demostrando en muchos modelos que es capaz de mucho con poco peso y gran durabilidad. Para la zona de primer impacto, lo que viene a ser el talón, un clásico donde los haya, el SRC, quien goza de un currículum tan extenso como exitoso en prácticamente todos los modelos de gama alta de la marca. Cabe destacar que para la Guide 7 el SRC se endurece seguramente buscando estabilidad en la recepción. Para la suela, uno de los pilares de siempre de Saucony, también se tira de compuestos ya conocidos como el IBR+ o el XT 900 que aportan buen tacto/amortiguación en la zona delantera y durabilidad en el talón. Aquí el inciso hay que hacerlo en el IBR+ que también se endurece para solventar los problemas de desgaste excesivo de sus antecesoras. Esto qué duda cabe les resta tacto, incluso son hasta algo ruidosas, pero que desde luego aumenta en mucho la durabilidad. El upper sigue tirando de argumentos conocidos y es quizás donde menos cambios hay ya que fue todo un acierto en la versión anterior.

LA CONSTRUCCIÓN, LA CLAVE

Prácticamente con los mismos materiales podemos caer en la tentación de pensar en una reedición del modelo anterior pero unos cuantos detalles marcan una gran diferencia. La mera presencia del Power Grid en vez del Progrid Lite manteniendo el mismo perfil le da una mayor amortiguación que se nota nada más calzarlas. También seguramente por la incorporación de este compuesto la estabilidad sale ganando así como la sensación de empaque. El dropp y el perfil sigue siendo el mismo, 8 mm y 28-20 mm respectivamente, pero curiosamente ni en esta ni en la Ride se nota bajo como en otros modelos de la marca siendo casi como un tradicional de 12.

EN RODAJE

La ganancia de empaque lógicamente la ha mermado mucho como zapatilla de altos ritmos y por el contrario le hace ganar adeptos entre los que simplemente buscan rodar por encima de 4 min/km. Es más sólida y eso se traduce desde la amortiguación hasta la estabilidad que nos dejan un sabor de boca de zapatilla mayúscula. Aunque clava el peso con respecto a la versión sexta, 283 gramos, las sensaciones son completamente opuestas. Aquí el suelo parece quedar lejos, todo está controlado y nada llega por sorpresa. Si nos ponemos lógicamente se le pueden exprimir algunos ritmos simpáticos por ese contenido pero nunca nos invitará a ello. También es llamativo que el arco, que siempre ha sido alto y propenso a dar guerra, ahora no se deje notar y esto es así por la anchura tanto de esta zona como de la delantera es infinitamente mayor, sin caer en el exceso pero si reseñable. El viejo truco de “rebosar” la media suela por encima del upper refuerza esa sensación de aplomo y control. En resumen creo que en Saucony tras una espiral minimalista hacía falta demostrar que no se han olvidado de hacer zapatillas de gran solidez y capaces de aguantar los rigores de los más exigentes.

Puntuación:

1/Amortiguación: 9

1.1 Trasera: 8.5

1.2 Delantera: 9.5

1.3 Relación amortiguación peso: 9

2/ Estabilidad: 8.5

3/ Sujeción: 8.5

4/ Apoyo: 8.75

5/ Chasis: 7

6/ Flexibilidad: 6

7/ Durabilidad: 8

8/ Confort: 7.75

9/ Respuesta: 7

10/ Calidad, acabados: 9

11/ Relación calidad/precio: 8

 

 Ficha Técnica:

  • Nombre: Saucony Guide 7
  • PVP: 131.90 €
  • PESO: 283 Grs
  • Categoría: Zapatilla entrenamiento
  • Pisada: Pronadora en grado leve

Usuarios recomendados:

Corredores de pisada pronadora en grado leve o corredores con plantillas y arco alto que busquen apoyo extra con peso comprendido entre los 65 y 85 kgs.