¿QUIÉN SERÁ EL SUCESOR?

Hay que ver qué manía tengo con quitarle mérito al gran Eliud Kipchoge. Nada de eso, de hecho creo que a menos que él mismo lo bata veremos este récord unos cuantos años en lo alto. Es una marca estratosférica, de otro planeta, pero caerá. Lo afirmo tan rotundamente por la misma razón que afirmo que caerán todas las marcas de fondo realizadas por africanos y es que todas ellas han sido realizadas en contextos mejorables. Fijaos bien como la primera vez que un africano se ha puesto a entrenar como un europeo ha dinamitado el record. Casi todo lo que hemos visto hasta ahora lo han hecho a base de entrenamientos bastante genéricos, espartanos, sin medios técnicos acordes, con una alimentación poco rigurosa y tirando mucho de experiencia. A poco que la ciencia entre en juego vamos a verlos correr mucho más.

Como cada vez que tenemos a un jefe indiscutible pero de cierta edad, recordemos que el bueno de Eliud Kipchoge tiene ya 33 años y lleva desde el 2002 dando guerra, comienzan a surgir conjeturas de quien será el próximo capo y he aquí los posibles aspirantes con sus argumentos y defectos para serlo:

Mo Farah:

Puede sonar paradójico que un tío de 35 años sea el sustituto de uno de 33 pero en atletismo cuenta más el castigo que los años. Mohamed Farah tiene dos años más que Eliud Kipchogue pero tan solo lleva tres maratones en sus piernas y parece haberle encontrado el punto. Tras su victoria en Chicago este mes con una marca de 2 h 05 min 11 segundos aun está lejos del récord, muy lejos, pero va en franca progresión y con su historial no es la mejor apuesta descartarlo.

A FAVOR:

  1. Está en progresión.
  2. Lo avala su historial
  3. Poco castigado en maratón.

EN CONTRA:

  1. Tiene 35 años.
  2. Probablemente a nivel físico ya haya dado su mejor versión.

Geoffrey Kipsang Kamworor:

Seguramente si el mismo Eliud Kpichoge tuviera que nombrar un sucesor elegiría a Kamworor. Aunque con marcas algo más modestas que las de Kipchoge a su edad el joven keniano parece llevar una vida paralela a la de Eliud Kipchoge. Al igual que éste con Bekele Kamworor ha tenido que vivir a la sombra de Mo Farah unos cuantos años y es por ello que seguramente no goce del reconocimiento que merece. Lo que no se puede poner en duda es su talento y que lo están llevando sin precipitación. Aunque ya ha corrido varias maratones sigue alternando con la pista y parece que tiene una gran margen de mejora por las prestaciones que ha ofrecido en media maratón. En los 21 kms ya tiene un registro de 58.54 lo que unido a sus 26:52 en el 10.000 me lleva a pensar que sus 2h 06 min 12 segundos son muy mejorables. Parece que sus maratones hasta ahora se las ha tomado como una toma de contacto, como un aprendizaje y un dejarse ver. Parece ser que le va cogiendo la medida y ya se le vio muy seguro ganando en Nueva York el año pasado.

A FAVOR:

  1. Está en la edad perfecta, acumula experiencia pero no llega muy exprimido.
  2. Está respaldado por sus marcas a diferencia de otros talentos que surgen de la nada.
  3. Parece que está siendo bien guiado y tendrá una vida deportiva larga.
  4. Su marca en maratón parece muy mejorable pues siempre ha corrido alternando la maratón con otras pruebas. Con entrenamiento específico debería mejorar bastante según sus marcas en otras distancias.

EN CONTRA:

  1. No es todo lo regular que cabría esperar y eso genera dudas, está en la edad perfecta pero los años buenos pasan muy rápido.

Joshua Chepteguei:

Si se trata de espectáculo el hombre se llama Joshua Chepteguei. Lo mismo deslumbra por acabar comatoso un mundial de cross que por correr con una pasmosa facilidad y dejar la segunda mejor marca de la historia sobre 15k. Chepteguei desconoce el miedo, tiene 22 años y unas marcas que en pista son muy parejas a las de Eliud Kipchoge. Aun no ha debutado en maratón, ni siquiera en media, pero a buen seguro que su nombre ya está en todas las agendas de las Majors. Precisamente su juventud en su argumento en contra, por aquello de no saber si seguirá su progresión o sus marcas son fruto de un insoportable entrenamiento que le pueda pasar factura luego pero al igual que Kamworor parece estar bien guiado. El hecho de que se haya dedicado a entrenar para los JJOO y Mundiales en vez de acudir a los incentivos económicos de la ruta hablan muy bien de una carrera planificada a largo plazo.

A FAVOR:

  1. Tiene una gran calidad y destreza técnica, su planta es envidiable.
  2. Sus registros ya auguran grandes marcas, ya ha sido capaz de correr también bastante rápido en distancias de medio fondo. Tiene calidad innata.
  3. Tiene solo 22 años y parece que hasta ahora lo están dosificando muy bien.
  4. Parece que su técnica y forma de correr se adaptan muy bien a la ruta.

EN CONTRA:

  1. Aun es muy joven y tardaremos presumiblemente unos años en ver hasta donde es capaz. Habrá que seguirle.

Rhonex Kipruto:

Aunque ya había quedado primero en el Mundial sub20 de Tampere hasta el pasado 8 de septiembre Rhonex Kipruto era un perfecto desconocido. Ese día hizo saltar la banca en los 10k de Praga con un registro de 26:46. Supone ello quedarse a tan solo dos segundos del récord de Leonard Komon y lo mejor es que el chaval solo tiene 19 años. Nadie podrá negar que el joven keniano derrocha talento como para tenerlo en cuenta y parece que el asfalto se le da bien pues es de los pocos atletas que tiene peor marca sobre el tartán que en ruta. Como podrán imaginar de Rhonex Kipruto solo podemos hablar como una proyección de futuro dada su corta edad. Mismamente el propio Leonard Komon, al que todos auguraban un exitoso salto al maratón, no encontró su sitio en el reino de Filipides. En el caso de Rhonex Kipruto habrá que tomárselo con especial calma porque aun teniendo esos registros aun se le ve bastante por hacer. A nivel físico está poco curtido y técnicamente no anda muy fino. Si progresa adecuadamente y lo dejan madurar qué duda cabe que nos dará alegrías.

A FAVOR:

  1. Tiene mucho margen de mejora.
  2. Parece adaptarse muy bien al asfalto.

EN CONTRA:

  1. Aun es muy joven y mal llevado podría reventar antes de tiempo.
  2. Físicamente le falta empaque

Selemon Barega:

Por parte de Etiopía otro “baby” del año 2000. Aunque parece que últimamente a los abisinios les cuesta sacar un valor estable en maratón no podemos olvidarlos. Barega ni siquiera ha corrido un 10.000 en pista y seguramente su sitio sea la pista después de la retirada de Mo Farah de las mismas. Es tremendamente rápido y ello le da argumentos sobre el tartán. Por suerte también nos ha deleitado con jornadas increíbles sobre el barro en nuestro país. Desde luego su horizonte es lejano, muy lejano, pero su dominio de la pista y el campo a través harán que cumpla su ciclo natural y que vaya madurando poco a poco. Desconocemos si su morfología, muy parecida los Bekele, Sihine, Dinkesa, Gebresselasie, es la más adecuada para maratón pero la experiencia nos dice que muy pocos etíopes de esa constitución llegan a cuajar grandes resultados en maratón.

A FAVOR:

  1. Su dominio de la pista y el cross no le meterán prisa para pasar a maratón, cumplirásu ciclo natural presumiblemente.
  2. Calidad a raudales y mucha juventud.

EN CONTRA:

  1. Por ahora no lo hemos visto en pruebas más allá del 5000, es una incógnita como se adaptará a las largas distancias.
  2. Su técnica de carrera es tremendamente agresiva, poco económica (lo mismo decían de Paula Radcliffe).
  3. Los etíopes y el maratón no siempre se llevan bien.

Syomif Kejelcha:

Si Barega nos recuerda a esos etíopes pequeños y musculados qué duda cabe que cuando vemos a Yomif Kejelcha correr nos viene al recuerdo el gran Gebremarian. Ambos forman parte de la otra etnia de Etiopia, la de los altos y espigados. Suelen ser muy económicos corriendo y parecen mejor adaptados al maratón. A sus 21 años Kejelcha ya ha demostrado que no solo es un valor seguro en la pista sino que con sus 59:17 en media maratón no le va a hacer ascos al asfalto. Mucho ojo con éste porque además en distancias inferiores ya ha corrido tanto o más que el propio Kipchoge y sus 3:32, 7:28, 12:46 y 28:13 sobre 1500,3000,5000 y 10k nos ponen en valor el talento de un atleta que tiene registros de primer nivel en muchas distancias. Presumiblemente será uno de los primeros de esta nueva generación en dar el salto al maratón y entonces veremos si todo eso se plasma en la distancia superior.

A FAVOR:

  1. Muchísima calidad en sus registros.
  2. Gran economía de carrera para pruebas de fondo.
  3. Ya ha dejado su huella en media maratón.

EN CONTRA:

  1. Aunque tenga ya un buen historial solo tiene 21 años y no sabemos cuánto puede crecer como atleta o adaptarse al maratón.

Y AUN ASÍ…ODA A KIPCHOGE:

Leyendo estas líneas quizás creas que el actual récord de maratón peligra seriamente, podría ser, o no. Lo que está claro es que se consiga en un año o en veinte no es empresa fácil. Lo que hizo Eliud Kipchoge en Berlín es una barbaridad mayúscula. Antes de esos estratosféricos 02:01:39 el récord acariciaba las 02:03 y parecía que para correr siquiera en 02:04 hacían falta liebres hasta poco más del km 35. Kipchoge se quedó solo en el km 25, antes que ningún otro, pero lejos de amilanarse se concentró y marcó los mejores parciales. Para eso no solo hay que tener muy buenas piernas sino una gestión de las emociones e inteligencia fuera de lo normal. Buenas piernas en el cuerno de África no son difíciles de encontrar pero una cabeza acorde es tanto complicado. No es que los corredores africanos tengan poca inteligencia, no, pero su filosofía de vida es la supervivencia. ¿Esto qué implica? Pues que corren para sobrevivir y una vez que han ganado el suficiente dinero para llevar una vida más o menos cómoda se retiran. Pocos tienen la ambición de seguir para hacerse famosos, ricos o dejar huella en la historia. Eso es lo que realmente le da mérito a los que como Kipchogue siguen. Evidentemente Eliud ya tiene dinero para vivir dos vidas pero sigue entrenándose a diario en unas condiciones duras, sigue madrugando y viviendo muy por debajo de sus posibilidades. Esto es mucho más difícil que correr a 2:51. Imagina que te tocan cien millones en la lotería y al día siguiente te levantas para ir al trabajo. ¿Lo harías? Para entender a los africanos no debes pensar como un occidental sino como alguien que nació con una esperanza de vida inferior a 60 años, con graves dificultades para siquiera hacer tres comidas diarias, condenado a vivir en una choza y que no debe descartar morir por cualquier enfermedad el día menos pensado. Cuando has dejado todo eso atrás has llegado mucho más allá de donde habías soñado, sencillamente no quieres más.

Leave A Comment